Buscar

Cómo la política afecta a nuestra salud

Alimentación en tiempos de guerra

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”; es decir, ya no solo se trata de no tener ninguna enfermedad, sino que los hábitos adquiridos para prevenirlas también son importantes. Cuidarnos, protegernos y no exigirnos demasiado, relacionarnos, hacer ejercicio y comer de una manera adecuada en función de nuestras necesidades, hará que adquiramos unos hábitos a favor de prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, cáncer, osteoporosis… ¿Pero cuánto?

¿Sabías que se podrían evitar hasta el 50% de los cánceres diagnosticados hoy en día? Así lo indica la OMS. Es importante resaltar que cualquier estudio u organismo que hable de prevención de enfermedades lo hará a nivel poblacional y no individual. ¿Qué quiere decir esto? Que no existe ningún alimento que, por sí solo, vaya a hacer que una persona no padezca cáncer, se trata de una enfermedad mucho más compleja donde el componente genético es relevante; pero sí se ha visto que si se tienden a unos hábitos más saludables, con mayor presencia de verduras, disminución de alcohol y tabaco, realización de ejercicio, etc., a la hora de recabar los datos, sí que se presencia una disminución de los cánceres que se han diagnosticado.

¿Qué relación tiene esto con la política? La OMS lanza recomendaciones y son nuestros políticos quienes tienen que recogerlas y aplicarlas. ¿Cómo? A través de campañas de concienciación, tal y como indica nuestra Constitución en el artículo 43: “Se reconoce el derecho a la protección de la salud”. De ahí que resulte contradictorio que, ante una medida de concienciación social para mejorar los hábitos de las personas y con ello, poder reducir los costes en sanidad, los partidos políticos se dediquen a atacarse entre sí en lugar de apoyar lo que la evidencia científica indica. Esto se puede ver claramente en las redes sociales, donde algunos partidos muestran mayor interés por la salud que otros.

Hasta ahora, en Rivas hemos podido ver como se ha fomentado el consumo de frutas y verduras de proximidad, apoyando el parque agroecológico Soto del Grillo y la creación de huertos urbanos, así como la realización de talleres para quienes deseen tener un huerto de autoconsumo. El hecho de poder conseguir fácilmente fruta y verdura ecológica, de temporada y de kilómetro 0, no solo es una medida sostenible, sino que nos ayuda a comer más variado, pudiendo mejorar así nuestra alimentación.

De cara a las elecciones, debemos tener en cuenta que las políticas del partido ganador se reflejarán en las acciones que se lleven a cabo para mejorar la salud de los ripenses. Hay varias medidas que se pueden aplicar en relación con la nutrición. Por ejemplo, se podría contar con el asesoramiento de un dietista y/o nutricionista para la realización de campañas de concienciación, como la creada para sensibilizar sobre las consecuencias del uso de petardos; brindar asesoramiento a las personas que se encuentren en una situación más vulnerable, como se hace actualmente con el servicio psicosocial para mujeres, o acudir a los colegios para realizar educación nutricional a las familias y/o formar a los profesores para que puedan transmitir esa educación a sus alumnos.

En definitiva, la promoción de hábitos saludables y una alimentación equilibrada no solo contribuyen a prevenir enfermedades, sino que también son fundamentales para mejorar la calidad de vida de la población.

Por ello, es necesario que los políticos asuman su responsabilidad y trabajen para promover y apoyar estas iniciativas.

Marta Torrijos es dietista en Rivas Vaciamadrid.

Puedes contactar con ella en porunpocodecoco@gmail.com


¡Difunde la noticia!