La nueva infraestructura estará en marcha en un plazo de año y medio y dará servicio al nuevo desarrollo Industrial Norte, junto al enlace de la M-50.

Hoy han dado comienzo las obras de traslado y ampliación de la subestación eléctrica que presta suministro al sector del Cristo de Rivas, en el barrio Oeste, y que garantizará el mismo al nuevo desarrollo Industrial Norte.

El alcalde Pedro del Cura ha visitado hoy los trabajos, acometidos por Unión Fenosa con un coste de 6 millones de euros y que cuentan con un plazo de ejecución de un año y medio. Del Cura ha recordado que el pleno aprobó en julio la suspensión cautelar de licencias en este sector, dada la fuerte presión urbanística del mismo, que requiere de un equilibrio con los servicios que necesita la ciudadanía.

Junto al alcalde, han visitado las obras la vicealcaldesa, Mónica Carazo, la concejala de Urbanismo, Pilar Gabina Alonso, y el concejal del Barrio Oeste, José Luis Alfaro, así como el delegado de Madrid y Toledo de Unión Fenosa Distribución (Grupo Naturgy), Ángel Ramos; la directora de la obra, Soledad Agujetas; y el jefe de Obra, Gustavo Salomone, de la empresa ELECNOR.

Por parte de la promotora Jarama, han asistido el consejero, Álvaro Sainz, y el presidente de la Junta de Compensación Sector SUS PP B Cristo de Rivas, José María Sainz.

“Desmantelar esta subestación temporal que hay ahora y que lleva instalada diez años nos permite terminar la avenida de la Democracia, que es una de las vías fundamentales de la ciudad, lo que nos permitirá conectar con la M-50”, ha resaltado el regidor.

Los trabajos de desmantelamiento de la actual subestación eléctrica empezarán una vez que la nueva infraestructura esté terminada y haya sido puesta en marcha. Esto será en el primer semestre de 2023, “esta es la fase más crítica, ya que hay que asegurar que nadie sufra cortes de suministro. Y hay que hacerlo en épocas donde no hay picos de consumo, normalmente en una época intermedia (ni invierno, ni verano)”, comenta el delegado de Fenosa.

La nueva subestación eléctrica del barrio Oeste ocupará una superficie de 622,17 metros cuadrados, construidos sobre una parcela de 3.998 metros, situada al otro lado de la M-823. Y está dimensionada para poder suministrar hasta 230.000 voltios. Los primeros equipos que se instalarán son los de 15.000 y 35.000 voltios, hasta un total de 135.000. La central estará dentro de un edificio de tipo industrial, pero los equipos no se verán desde el exterior, para que no haya impacto visual para los vecinos cercanos. A finales de 2023, o primeros de 2024, la central estará completamente terminada.