Para la asociación Ecologistas en Acción la combustión de materiales y consiguiente contaminación y molestias a los vecinos de Rivas (COVIBAR y Pablo Iglesias) y de Villa de Vallecas (Ensanche) pudieron ser constitutivos de los delitos de contaminación (325 Código Penal) y de acumulación de residuos peligrosos (328 Código Penal).

Mañana día 6 y hasta el 9 de abril, se celebrará en la Audiencia Provincial de Madrid el juicio por los incendios que se desarrollaron en vertederos Ilegales situados en la zona de la Cañada Real-Camino de la Leña, entre el distrito de Villa de Vallecas y Rivas.

Desde 2008 se vinieron desarrollando actividades de acumulación de vertidos de residuos de construcción y demolición, junto con otros de carácter peligroso, en varias parcelas de la zona referida, sin ningún tipo de licencia, que llegaron a alcanzar una altura de 12 metros y un volumen de 275.000 metros cúbicos de residuos.

Los dos imputados, como titulares de la Sociedad Limitada “Recuperación de Chatarra Valdemingómez”, recibían los residuos en una parcela alquilada, cobrando 20 euros o entre 40 y 50 euros, dependiendo del tipo de camión pequeño o grande. Posteriormente distribuían los materiales mezclados entre nueve parcelas colindantes de diferentes titulares, sin ningún tipo de conocimiento, autorización o permiso de actividad de los mismos.

Neumáticos, material inflamable, telas asfálticas, aislantes de tejados y de frigoríficos, envases de lubricantes, residuos plásticos y tóxicos, acabaron ardiendo o en combustión interna, con el consiguiente peligro de toxicidad para el vecindario citado durante 17 días de junio, con grandes columnas de humo que tardaron en remitir quince días. Todo ese tiempo los vecinos se vieron encerrados en sus edificios, por las evidentes molestias derivadas de la combustión de productos contaminantes, con las ventanas cerradas y la imposibilidad de hacer vida fuera de sus domicilios.

Fueron necesarios esfuerzos ingentes de material y bomberos, para controlar las llamas aunque, y a pesar de las 24.000 toneladas de áridos y los 890 camiones para inertizar el terreno, la combustión, y por consiguiente el humo y las molestias, se prolongaron hasta el mes de diciembre de ese año. La zona afectada, se encuentra dentro del Parque Regional del Sureste-cursos bajos del Manzanares y el Jarama y Zona de Especial Protección de Aves.

Ecologistas en Acción actúa en el proceso penal ejerciendo la acusación popular.

También te puede interesar