CCOO y UGT valoran la moderación del IPC pero denuncian la pérdida de poder adquisitivo que siguen sufriendo los trabajadores

 

CCOO y UGT valoraron positivamente este viernes la moderación de la tasa de inflación correspondiente al mes de septiembre, pero denunciaron que los trabajadores siguen sufriendo una importante pérdida de poder adquisitivo, por lo que exigieron subidas salariales y cláusulas de revisión salarial en los convenios que garanticen que la crisis “no la paguen” los empleados.

Los sindicatos valoraron de este modo el dato de IPC publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que sitúa la inflación general en el 8,9% en septiembre y la inflación subyacente (la que excluye el precio de la energía y alimentos no elaborados) en el 6,2%.

UGT considera que la inflación, “empujada en origen por el alza de los productos energéticos y extendida después por el comportamiento especulativo de las empresas de muchas actividades, continúa siendo el principal problema de la economía española”, puesto que, las SUBIDAS salariales que se están firmando en los convenios colectivos se sitúan, de media, en un 2,61%, “muy por debajo” del 9%.

El sindicato DESTACÓ que los trabajadores “no pueden ser, de nuevo, los que carguen con las consecuencias de una nueva crisis provocada inicialmente por la pandemia y agravada por la invasión de Rusia en Ucrania cuando comenzaba la recuperación de la economía española”.

“No se puede aceptar una nueva pérdida de poder adquisitivo de los salarios, como sucedió en la crisis de 2008, ni es admisible que aumenten de manera desenfrenada los precios de bienes y servicios básicos, como la alimentación, la energía o la vivienda, encarecida por el aumento de los tipos hipotecarios”, avisó UGT.

En este sentido, UGT reivindicó subidas salariales “moderadas” en convenio, pero con cláusulas de revisión salarial que garanticen el poder de compra una vez se sepa definitivamente cuánto ha aumentado el nivel general de los precios en 2022.

A su vez, el sindicato exige “medidas más efectivas para reducir el precio de los productos energéticos como la electricidad, el gas o los combustibles, -especialmente necesarias ahora que se acerca el invierno-, amortiguar los efectos del incremento de las cuotas hipotecarias con la creación de un fondo público temporal como el que hemos propuesto ya, o medidas de control de los precios de los alimentos en una amplia cesta de productos”.

“En todo caso, todo ello exige poner cerco a los márgenes de beneficios exacerbados que disfrutan muchas empresas con la coartada del aumento de los precios de las materias primas”, zanjó.

Por su parte, la secretaria de Acción Sindical y Empleo de CCOO, Mari Cruz Vicente, declaró que el IPC registra una “mejora importante”, pero “sigue siendo una tasa muy alta”. Además, apuntó que el descenso se debe principalmente a las medidas aprobadas por el Gobierno, mientras que los alimentos se siguen encareciendo.

A su juicio, esto es “fruto” de que las empresas están “repercutiendo” el coste de la energía o de los carburantes “en los precios finales, para que seamos los ciudadanos y ciudadanas los que paguemos el coste de esta crisis”. Por ello, exigió a la patronal que “desbloquee” la negociación colectiva y que los incrementos salariales estén en el entorno de la inflación.

Para garantizar esto, Vicente aseguró que es necesario incorporar cláusulas de revisión salarial. “De no ser así, seguiremos en esta escalada de movilización”, enfatizó.

Finalmente, tanto UGT como CCOO recordaron la “gran manifestación” convocada en Madrid para el 3 de noviembre, con el fin de exigir subidas salariales y el alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).