Buscar

Carta abierta de las organizaciones ecologistas madrileñas a los Reyes Magos y a las Reinas Magas

Carta de organizaciones ecologistas

Queridos Reyes Magos y queridas Reinas Magas:

Somos el Sexteto, agrupación formada por los colectivos Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA), Jarama Vivo y Liberum Natura. Durante el año 2023 nos hemos portado muy bien. Hemos trabajado duro para que la sociedad y los responsables políticos entiendan que destruir la naturaleza madrileña, contaminar los ríos y el aire, talar árboles, perder vías pecuarias y patrimonio histórico, seguir construyendo y ampliando la red de grandes infraestructuras, no nos hará más felices ni mejorará nuestra calidad de vida.  Al contrario, está poniendo en riesgo la supervivencia del planeta y, por tanto, la nuestra y la del resto de los seres vivos.

Durante todo el año, hemos presentado alegaciones a aquellos proyectos y planes, a los que nos han alcanzado las fuerzas, para mejorarlos o para evidenciar su insostenibilidad. Hemos organizado marchas, plantaciones, manifestaciones para sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia que tiene conservar un medio ambiente sano. También hemos presentado denuncias y, cuando no ha habido  otra salida, hemos recurrido a la Justicia. Hemos enviado decenas de notas de prensa y hemos participado en entrevistas en diferentes medios de comunicación, intentado difundir la problemática ambiental madrileña.

A pesar de todo nuestro esfuerzo, los resultados no siempre han sido satisfactorios. Nos hemos encontrado con responsables políticos y cargos públicos, -cuya función debería ser velar por la conservación de nuestro medio ambiente- que, no solo lo desprecian si no que mienten y manipulan datos para justificar su destrucción.

Majestades, aunque las monarquías no son santo de nuestra devoción, nos dirigimos a vosotras, porque sois Mágicas. Necesitamos creer que no todo está perdido, que hay alguna fisura por la que introducir algo de sensatez y coherencia en esta región. Por ello, os pedimos que la noche del 5 al 6 de enero nos traigáis:

–  Consejeros o consejeras de Medio Ambiente que no usen la naturaleza como arma política. Que no perpetúen las heridas de la Sierra de Guadarrama permitiendo estaciones de esquí alpino sin nieve. Que usen la crítica racional y no la mentira cuando se refieran a las consecuencias del Plan Hidrológico del Tajo. Que tomen medidas para que los ríos madrileños dejen de ser cloacas a cielo abierto. Que se coordinen con los municipios para que en la región dejen de proliferar los vertederos ilegales. Que la economía circular sea una realidad y dejen de ampliarse sin fin los vertederos legales y de incinerar basura. Que no se inventen figuras inexistentes de protección para perpetuar presas obsoletas e inservibles que destruyen ríos y espacios protegidos. Que no paralicen la tramitación de denuncias y de recursos administrativos. Que tomen medidas efectivas contra la contaminación del aire. Que no emitan informes favorables o desfavorables según el color político de quien promueva los proyectos o planes, sino según el impacto real sobre el medio ambiente y la calidad de vida de las personas. En definitiva, queremos cargos públicos que crean en la conservación y en la mejora ambiental, dejando de estar a la cola de las comunidades autónomas en iniciativas ambientales.

–   Presidentas o presidentes del Gobierno regional que se den cuenta que su función es velar por la calidad de vida de la ciudadanía madrileña, mejorando su entorno, no modificando leyes a medida de los inversores privados. Queremos que las leyes ambientales y del suelo sirvan para la conservación, para favorecer la adaptación al cambio climático y el acceso a la vivienda, no para permitir talas masivas, ampliaciones sin límite de los límites urbanos, expulsión de las personas de los centros de las ciudades o para favorecer un turismo depredador e insostenible.

Queremos que las presidentas o presidentes de la Comunidad de Madrid dejen de crispar el ambiente político y paren de confrontar con el Estado, inventándose polémicas absurdas e irreales. En definitiva queremos que la Comunidad de Madrid exista, que su mejora sea el objetivo principal de sus políticos y que deje de usarse como trampolín para cuitas políticas. 

Majestades Mágicas, estos deseos nacen de un anhelo sincero  para que cambien las dinámicas en 2024. El medio ambiente madrileño está en riesgo y, por tanto, la salud de las personas.

Nos despedimos deseándoos que tengáis un buen viaje interestelar sin chocar con ninguna de las basuras espaciales que también flotan por esas zonas.

¡Difunde la noticia!