OPINIÓN

Red Rivas Sin Gluten

Cambio climático y de gobierno

Son muchos los estudios que indican un aumento significativo de la mortalidad por encima de un determinado umbral térmico y del impacto que puede tener para la salud el calor extremo. En los últimos años se ha producido un notable incremento en la frecuencia de los episodios de altas temperaturas y, por tanto, de la incidencia de las olas de calor.

La que hemos sufrido recientemente ha puesto nuevamente en evidencia la necesidad de que las administraciones cuenten con planes y sistemas de vigilancia para prevenir los efectos adversos que pueden ocasionar las temperaturas elevadas en la población. Son ya muchas las administraciones que desarrollan campañas de prevención y control de los efectos de las olas de calor ya que sus consecuencias adversas se pueden prevenir en gran medida.

Desde el Partido Popular consideramos que la prevención requiere establecer acciones a nivel municipal que vayan desde las recomendaciones a los vecinos a todas aquellas actuaciones ante las olas de calor que se puedan desarrollar por cada una de las concejalías en el ámbito de sus competencias, y que deben ser recogidas en un Plan de Actuación ante Episodios de Altas Temperaturas, que establezca un sistema de vigilancia y atención temprana recogiendo todas las actuaciones de las distintas áreas para actuar de una forma rápida, eficaz y coordinada ante las situaciones de riesgo provocadas por las temperaturas elevadas. Más allá de las actuaciones pendientes de realización por parte de la administración y del Plan que debe llevar a cabo el ayuntamiento a lo largo de la legislatura que ahora comienza, es urgente que, ante unas elecciones generales que han sido convocadas para finales del mes de julio, con el egoísmo y egocentrismo propio de Pedro Sánchez, al que nada le importan los ciudadanos, sus merecidas vacaciones ni las consecuencias que el calor extremo pueda acarrear para las personas a las que les toque estar en un colegio electoral, se tomen medidas para garantizar una jornada que se prevé muy calurosa.

Ante el desafío del calor extremo que se espera, el ayuntamiento tiene la responsabilidad de adquirir elementos para aclimatar los colegios electorales, y equipar los centros con fuentes de agua para los miembros de las mesas, interventores, apoderados y votantes. En esta ocasión, ejercer la democracia costará mucho sudor. Esperamos que las temperaturas que vamos a sufrir, propias de la etapa más calurosa del verano, signifiquen no solo el cambio climático que tanto nos preocupa sino el cambio de gobierno que nos merecemos los españoles.

¡Difunde la noticia!