Calviño asegura que “por el momento no hay síntomas de desaceleración económica” y que en 2023 habrá 21 millones de ocupados

El Gobierno prevé menor crecimiento del PIB para 2023 y una tasa de paro dos décimas mayor

 

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, afirmó este martes que “por el momento no hay síntomas de desaceleración económica” y estimó que en 2023 se alcanzarán los 21 millones de ocupados.

Así lo dijo durante la rueda posterior al Consejo de Ministros en el que se aprobó el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023 y el cuadro macroeconómico que los acompaña.

El Ejecutivo ha revisado ese cuadro en el que se enmarcan sus previsiones y ha mejorado en una décima la proyección de crecimiento del PIB, hasta el 4,4%, y ha empeorado en seis décimas la de 2023, hasta el 2,1%, respecto a sus últimas estimaciones del pasado mes de julio.

Sobre empleo, el Gobierno mantiene la tasa de paro en media anual para 2022 en el 12,8%, pero eleva en dos décimas la del próximo ejercicio, hasta el 12,2%. No obstante, calcula que al cierre de 2023 se situará en el 11,7%, al tiempo que estima un menor crecimiento del empleo, desde el 3,7% de julio al 2,9% para este año, y para 2023 pasaría del 0,8% al 0,6%.

Calviño calificó de “aproximación prudente” la del cuadro macroeconómico por la “incertidumbre” del entorno económico y geopolítico, y subrayó que incorpora el “fuerte crecimiento de actividad y empleo” y el “importante impacto” del plan de recuperación.

El Gobierno también apunta que el consumo privado será este año 1,8 puntos inferior al proyectado en julio, y 1,2 puntos inferior para 2023.

El deflactor del consumo privado, indicador que se aproxima al IPC, es 0,1 puntos inferior para 2022 y 1,2 puntos superior para 2023.

La vicepresidenta primera también mantuvo que se cumplirán los objetivos de reducir el déficit público por debajo del 3% y la deuda del 110% del PIB en 2025.

Calviño resaltó que se prevé que España “seguirá creciendo con tasas superiores a los países de nuestro entorno” y destacó la “responsabilidad fiscal, justicia social, modernización y eficiencia económica” como base para los presupuestos.