En este artículo vamos a transformar una cajonera que en su momento fue utilizada para guardar herramientas en un mueble que nos servirá de organizador de nuestro material de pintura.

 

 

MATERIALES 

  • Un mueble con cajones
  • Lijas
  • Unas patitas para elevar el mueble
  • Pintura acrílica
  • Brochas y pinceles
  • Cola blanca
  • Barniz al agua
  • Papel de decoración
  • Cera con color

REALIZACIÓN 

Antes de empezar la remodelación, deberemos limpiar bien el mueble, lijar profundamente y emplastecer todos los defectos. Es el momento de encolar bien los cajones que pueden estar flojos debido a su anterior uso. Después, pondremos las patas que en mi caso son unas patas atornilladas.

La elección del color de la pintura del mueble dependerá del color de los papeles de decoración. En este trabajo, yo utilicé pinturas blanca para el fondo y azul grisácea para los remates como podéis ver en las fotos. Como siempre, un par de manos lijando entre mano y mano.

El siguiente paso será aplicar el papel en las zonas elegidas (frente de los cajones, parte superior del mueble, etc…) con cola blanca. Para proteger, daremos una mano de barniz al agua.

Cuando todo haya secado bien, remataremos dando una capa de cera con color para darle un tono de envejecido.

M.ª Dolores Fernández

Artesana