Una vez más, hemos vuelto a reclamar a la Comunidad de Madrid que construya de manera urgente el cuarto centro de salud en el barrio de La Luna. Una vez más, sí, y las que sean necesarias, para que esta imprescindible infraestructura sea una realidad lo antes posible. Una vez más, porque desde que en 2018 este Ayuntamiento cedió una parcela municipal al Gobierno regional no ha dado respuesta a la situación sanitaria cada vez más insostenible en nuestra ciudad. Una vez más, porque 15.000 vecinos y vecinas de esta zona llevan desde entonces esperando este centro sanitario, el centro de especialidades médicas y un centro de urgencias extrahospitalarias tal y como la consejería de Sanidad se comprometió a hacer. 

La realidad es que donde debería haber una dotación sanitaria solo existe un descampado de 7.000 metros cuadrados por la falta de voluntad política de la señora Ayuso. Una falta de voluntad política y de deslealtad institucional que se tradujo en el rechazo por parte de la consejería de Sanidad del convenio de colaboración con el Ayuntamiento ripense para adelantar la construcción con financiación municipal. Nos aseguraron que firmar o no el convenio no supondría una diferencia en los plazos de construcción, cuando de haber firmado el convenio, el centro de salud ya sería una realidad, como ya hicimos con la primera fase del CEIPSO La Luna que fue el único colegio de la región que abrió sus puertas en tiempo y forma, aunque ahora no nos lo quieran pagar. Sin embargo, la señora Ayuso ni construye ni deja que lo construyamos. Y es que como ya vaticiné hace unos meses, todo apunta a que no está entre sus planes construir el ya tan urgente complejo sanitario en el barrio de La Luna.

Primero, dijeron que las obras comenzarían en 2023, tal y como anunció públicamente Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad, cuya respuesta también trasladó al Defensor del Pueblo. Sin embargo, recientemente desde su consejería nos señalaron que sería para 2029, para días después recular, tras la gran indignación ciudadana al conocer esos plazos tan dilatados, y decir que estaría para 2027. Pero es que Rivas y su ciudadanía no pueden esperar más. 

A pesar de las muchas idas y venidas y de las muchas excusas por parte del Gobierno regional, negando sistemáticamente a Rivas los servicios públicos básicos que merece, este Gobierno local no entiende otro camino que el de llegar acuerdos con otras administraciones para dar una solución a una reivindicación histórica vecinal que siempre ha contado con un amplio consenso político. Por mucho que ahora, el PP de Rivas haya decidido abandonar a los y las ripenses por sus intereses partidistas. 

Desde nuestro grupo municipal, seguiremos dando la pelea, codo a codo con nuestras vecinas y vecinos, junto a la Plataforma con la Sanidad Pública, en defensa de una atención sanitaria digna y de calidad con las instalaciones sanitarias públicas que Rivas merece. Ni más ni menos. 

José Luis Alfaro