Colocada la primera piedra de una obra que dará cumplimiento a una demanda histórica de la ciudadanía ripense.

La obra, que acomete en su integridad el Ayuntamiento de Rivas, supone una inversión de 6,5 millones de euros, financiados por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Rivas Vaciamadrid, 24 de junio.- Con el acto de colocación de la primera piedra, este mediodía han dado comienzo las obras del enlace de Rivas con la M-50. Se trata de una demanda histórica de la ciudadanía ripense, que vio como el municipio se quedaba al margen de esta autovía de circunvalación cuando se inauguró hace ya veinte años.

Las obras fueron adjudicadas el pasado 24 de marzo mediante procedimiento abierto por un importe de 6,5 millones de euros y permitirán la conexión de Rivas con la M-50 a través de la M-823, una carretera regional que cruza el municipio y cuya titularidad ha tenido que ser asumida por el consistorio tras la negativa de la Comunidad de Madrid a participar en el proyecto.

El alcalde, Pedro del Cura, ha señalado durante el acto de colocación de la primera piedra que «el acto de esta mañana es la demostración de que sí se puede». «Llevamos más de veinte años reivindicando algo que no solo necesitábamos sino que merecíamos como ciudad, y gracias al consenso político y a la lucha ciudadana lo hemos conseguido», ha apuntado el regidor, que además ha querido agradecer a todas las personas implicadas en la consecución de este logro.

El proyecto, que ha arrancado esta mañana, incluye la construcción de dos rotondas con sus correspondientes ramales de enlace en ambos márgenes de la autovía, junto al paso elevado de la M-823. Esta primera fase no permitirá determinados movimientos hacia el este de la autovía ni hacia la R3.

La obra está siendo acometida de manera íntegra por el propio Ayuntamiento de Rivas, aunque la financiación corre a cargo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Ambas administraciones cuentan con un protocolo de colaboración por el que el ministerio asume toda la financiación de las obras a ejecutar en esta primera fase del proyecto, a la que ya ha destinado una subvención de 6,6 millones de euros.

«Han sido muchas las puertas a las que se ha tenido que llamar, muchos los teléfonos que se han tenido que descolgar, pero tan solo el Gobierno de España asumió la responsabilidad de dar respuesta a esta necesidad que tenemos como ciudad», ha dicho la vicealcaldesa, Mónica Carazo, durante su intervención en el acto, al que han asistido también el director general de Carreteras del Gobierno de España, Javier Herrero, y el director facultativo de la obra, Andrés Comino.

(Adjuntamos fotografía del acto celebrado este mediodía en el entorno de la M-50 en el cruce con la M-823)