En las últimas semanas en Rivas tan solo se habla de un tema: los nuevos carriles bici que el Ayuntamiento ha implantado en la mayoría de las grandes avenidas de nuestro municipio.

 Es innegable que hay un descontento en la ciudadanía en este asunto. Del movimiento vecinal de rechazo en Rivas podemos deducir que el actual trazado y diseño del carril bici es incorrecto.  Además, los informes no son conocidos por la oposición, nunca se han visto por nadie. En definitiva, se ha apostado por un proyecto con tinte electoral e ideológico a contrarreloj. 

Y al convertirse este nuevo equipamiento en el epicentro de la información en Rivas, los partidos tradicionales no han tardado en crear trincheras que le sirvan para alimentar la polarización en nuestro municipio. 

Todos intentan explicarlo de forma simplista. En su mente, el problema no importa, lo que realmente preocupa es la cita electoral de mayo.  El equipo de Gobierno señala que el carril bici es bueno, que era una necesidad, que es el futuro, que no está provocando rechazo entre los vecinos y que existen múltiples informes técnicos que avalan su implantación. El Partido Popular y Vox no han tardado en intentar capitalizar el descontento vecinal por los atascos producidos, reduciendo el carril bici a una simple ecuación: “carril bici=malo”. Sin embargo, ambos bloques no han querido hablar y han decidido, simplemente, atrincherarse creando así un razonamiento absurdo: defender el carril bici es de izquierdas y rechazarlo es de derechas. 

En medio de esta guerra, Ciudadanos ha procurado hacer lo que siempre hace: entender. De hecho, nos hemos reunido con el equipo de Gobierno y hemos escuchado y leído con atención la propuesta de la derecha. 

Nosotros creemos que el carril bici puede ser un proyecto necesario y que es el futuro; pero sabemos que las necesidades y equipamientos con los que cuentan los vecinos de Rivas en la actualidad hacen imposible el modelo de carril bici impuesto. Por lo tanto, no estamos de acuerdo en cómo se ha hecho, cuándo se ha hecho y dónde se ha hecho.

Somos una ciudad, donde la mayoría de los vecinos trabajan fuera del municipio, donde los ripenses tienen que moverse en coche para comprar o recurrir al ocio. Rivas tiene una gran extensión y debería de contar con muchos más servicios al alcance de todos. En el transporte deberíamos tener más paradas de metro y una frecuencia mucho mayor –responsabilidad de la Comunidad de Madrid- y, a nivel municipal, una red de buses eléctricos internos que permitieran aumentar un movimiento más sencillo dentro de la ciudad. 

Nuestro problema fundamental es que los políticos de Rivas están empeñados en enfrentarse, no en asumir sus responsabilidades. Se apuesta por iniciativas ideológicas con el único objetivo de crear efecto llamada en las bolsas de voto de los distintos partidos. Pero, ¿dónde quedan los interés y preocupaciones reales de los vecinos?

Es el momento de pararse a pensar, pero de verdad. Y es el momento de pararse a escuchar. Escuchar a los vecinos que se sienten muy molestos con los atascos que están sufriendo por todo Rivas desde que los carriles bici se han implantado. Es el momento de ver en qué se han equivocado y mejorarlo. Y, sobre todo, de hacerlo escuchando a los vecinos, demostrando que el objetivo real de nuestros políticos es construir un Rivas mejor para todos.

Jorge Badorrey

Portavoz de Ciudadanos Rivas