“Allí donde existe una organización sindical fuerte, la clase obrera es menos permeable a los discursos reaccionarios”

El pasado 5 de octubre, Comisiones Obreras organizó en Rivas Vaciamadrid un acto donde presentó el libro “Los sindicatos y el nuevo contrato social. Cómo España salió del ERTE” de la mano de su autor, el Secretario General de la Confederación Sindical de Comisiones Obreras, Unai Sordo.

El libro, publicado el pasado mes de abril, hace un recorrido por los principales hitos que marcaron la diferencia en la superación de la crisis de la Covid-19 y señala algunas claves para la construcción de un futuro que suponga un horizonte de mejoras para la clase trabajadora de este país.

Tras una breve introducción de Antonio Medina, Secretario General de la Unión Comarcal de las Vegas de CCOO, donde ha recordado la importancia de la realización de este tipo de actos, y en la que ha agradecido la asistencia a las dos figuras que intervendrían durante la jornada: Aída Castillejo, alcaldesa de Rivas Vaciamadrid, y el propio Sordo.

Ha comenzado la Alcaldesa, en calidad de entrevistadora, dos reflexiones. La importancia de las organizaciones sindicales que si bien la sanidad pública nos salvo de la crisis, deberíamos considerar hasta qué punto las organizaciones sindicales, con su rápida reacción y sus propuestas, nos salvaron de unos efectos derivados en el ámbito laboral catastróficos.

La segunda reflexión sobre la importancia de los hitos alcanzados en materia laboral en el diálogo social como los ERTE, la subida del SMI o la Reforma Laboral, que según Castillejo han permitido salir de esta pandemia de un mejor modo que en la crisis económica de 2008.

La entrevista ha repasado diversos temas, incluyendo el auge de los discursos de extrema derecha, a la que Sordo ha caracterizado de “populismo” y ha propuesto combatirlo con la aplicación de políticas públicas centradas en los cuidados, en el acceso al conocimiento como herramienta imprescindible, y en la reconstrucción de un contrato social que vuelva a dar seguridad y certezas a una clase trabajadora sumida en la incertidumbre que encuentra falsas respuestas en los discursos simplistas de odio que abandera este “populismo de extrema derecha”

Han conversado, también, sobre los medios de comunicación y el papel que juega en todo esto, a los que sordo diferencia de las “tertulias de la mañana”, señalándolas como culpables de sembrar “el germen”. “Me preocupan las tertulias que hacen que mi vecina esté preocupada por que le ocupen la casa cuando hace cuarenta años vivíamos todos con las puertas abiertas. En mi bloque. Con un chaval en el edificio enganchado a la heroína. Cuando no era tan seguro como ahora, y es ahora, en la época más segura de este país, cuando estas tertulias hacen que mi vecina se preocupe de problemas que no existen”.

No ha faltado, por supuesto, las preguntas sobre el llamado “Otoño caliente” de movilizaciones que se está preparando, donde el sindicalista ha señalado que “Es un momento en el que hace falta tensionar el espacio de negociación de los convenios colectivos”, y ha exigido el reparto de los beneficios empresariales que asegura “Hay empresas que los han visto incrementados desde el inicio de la guerra”. Ha aprovechado también para señalar la importancia del incremento del poder adquisitivo mediante el aumento de los salarios como la mejor herramienta de redistribución: “No hay política de rentas que pueda sustituir un incremento de los salarios, y hay sectores oligopolísticos, donde se pueden dedicar los beneficios empresariales al incremento de los salarios sin ponerse en riesgo.”

Por último, ha reflexionado el líder sindical sobre su propia organización: “Comisiones Obreras es consciente de que la capacidad de influencia que tengas es debido al poder y a la correlación de fuerzas, por eso hay que hacer Elecciones Sindicales, por eso hay que afiliar a la gente, y por eso tenemos que hacer estos actos como el que estamos haciendo hoy aquí”.

 

Unai Sordo, de CCOO, presenta su libro en Rivas

Unai Sordo, de CCOO, presenta su libro en Rivas junto a Aída Castillejo