100 Días al frente de la alcaldía

El pasado mes de octubre se cumplieron 100 días desde que asumí la Alcaldía de Rivas, un momento idóneo para rendir cuentas ante la ciudadanía, para comentar no solo qué es lo que hemos estado haciendo durante estos primeros meses de mandato sino también cuáles son los retos que tenemos por delante.
Como dije cuando tomé posesión del cargo, a principios de julio, Rivas no se iba a detener, y así ha sido. Durante estos 100 primeros días he podido visitar muchos lugares, como la nueva escuela infantil municipal Pippi Långstrump, me he reunido con muchas asociaciones y colectivos del municipio, con empresas que invierten y crean empleo en Rivas, con proyectos innovadores en vivienda como Cohabita Rivas, etc.
Hemos seguido apostando, en definitiva, por todo aquello que nos define, como nuestras actividades deportivas o culturales o como la entrega de pisos en alquiler, siendo todavía una de las ciudades de España con un mayor parque público de viviendas para en régimen de arrendamiento, a las que se sumarán en breve 83 nuevos pisos pensados únicamente para personas jóvenes.
Además, hemos continuado dando pasos hacia el futuro de Rivas. Nos paramos a pensar, pero no hemos frenado en el camino hacia la ciudad que queremos para las próximas décadas. Dentro de poco, y después de haber firmado un protocolo de colaboración con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, presentaremos nuestro proyecto de Agenda Urbana de Rivas, la herramienta a través de la cual articularemos todos los resultados del proceso participativo Rivas, Párate a Pensar.
Por otra parte, hemos iniciado ya un prometedor plan de inversiones municipal: destinaremos casi 25 millones de euros en diversas actuaciones que nos permitirán avanzar hacia una ciudad más amable y sostenible. En este sentido, además, este mes presentaremos el proyecto de Presupuesto para el próximo año, unas cuentas que, aún teniendo en cuenta el incremento de todos los costes ante la situación global, sigue orientado al fortalecimiento de nuestros servicios públicos.
Todo esto, sin embargo, no es suficiente. Toca seguir trabajando. Hay, sobre todo, tres asuntos que me preocupan de manera extrema, al igual que a vosotras y vosotros: educación, sanidad y la movilidad. Se nos han acabado ya los adjetivos para definir las situaciones de emergencia educativa y sanitaria a la que nos aboca la Comunidad de Madrid.
No solo no tenemos el Mercedes Vera y el Margarita Salas, sino que ahora el Gobierno regional no quiere pagar lo que debe por el CEIPSO La Luna, cuya construcción adelantamos desde el Ayuntamiento.
En materia de movilidad, hemos solicitado a la Consejería de Transportes una fecha cierta en la que pasemos a ser, toda la ciudad, tarifa B1, evitando así una discriminación que se alarga ya más de 20 años.
Es necesario que la Comunidad deje de ningunearnos: los Presupuestos que aprobarán próximamente deben contemplar, sí o sí, las partidas necesarias para dar respuesta a todos los problemas que tiene nuestra ciudad.
Me gustaría terminar este artículo comentando que ya hemos iniciado los encuentros ‘De tú a tú’, en los que cada miércoles me reúno con vecinas y vecinas para escuchar vuestras ideas, propuestas. Podéis inscribiros a través de nuestra página www.rivasciudad.es. Podemos y debemos estar orgullosas de la ciudad que tenemos. Nos quedan muchos retos por delante en los que la autocomplacencia no es una opción: necesitamos audacia y ambición. No es poco lo que nos queda, pero estoy segura de que, pese a todo y de vuestra mano, seguiremos.