Rivas Puede apoya las movilizaciones vecinales de Vallecas contra el envío de los residuos sólidos urbanos (RSU) de la Mancomunidad del Este a Valdemingómez y anima a la población de Rivas a sumarse a dichas movilizaciones.

Rivas Puede se adhirió al reciente manifiesto de las asociaciones vecinales de Villa de Vallecas y ahora apoya la concentración del domingo día 19 de enero a las 12H, ante el Ayuntamiento de Madrid en Cibeles.

Las razones son claras. El tratamiento de residuos en instalaciones super concentradas como la de Valdemingómez y con instalaciones tan nocivas como la Incineradora provoca justificados rechazos en las poblaciones próximas, como las de Villa de Vallecas, pero también de Rivas Vaciamadrid. El que ahora se añadan  los residuos de la Mancomunidad del Este agrava esta situación. Pero como  han defendido las AAVV  vallecanas existe una alternativa que podría haber utilizado la Comunidad de Madrid ante la emergencia de la colmatación del vertedero de Alcalá. En las nuevas instalaciones de la Mancomunidad del Este en Loeches está construido un vaso que podría haberse utilizado para vertido directo de dichos residuos, que es lo que se hacía en Alcalá. Ahora hay que transportar los residuos mucho más lejos, desde Alcalá hasta Valdemingómez y luego habrá que llevarlos de Madrid a Loeches, según el plan aprobado por la Comunidad de Madrid ¿No hubiera sido más fácil como medida de emergencia aprobar el vertido en Loeches y evitar todos estos transportes innecesarios? La norma debe ser que se traten los residuos lo más próximo posible a donde se producen. Si los residuos son de la Mancomunidad del Este es en su instalación donde deben quedarse.

Pero hay más razones. El anterior gobierno municipal de Madrid ha sido el primero en poner en marcha medidas de tratamiento de residuos que van en la buena dirección y citamos básicamente dos: la recogida separada de materia orgánica, que permitirá  avanzar hacia el compostaje de dicha materia y el plan de cierre de la Incineradora.

Estas dos medidas se ven afectadas por la decisión de traer los residuos. El incremento de residuos mezclados que supone la aportación del Este echa atrás los planes anteriores, en lo que se refiere a volumen total de residuos separados correctamente y a la reducción de lo que va a vertedero. Pero en relación con la incineración el efecto es brutal. El plan aprobado incluía la reducción de un 50% de la incineración para el año 2022 y el 100% en 2025. Pero si durante la mitad del primer plazo de tiempo (12+6 meses) se aportan 300.000 toneladas más de residuos mezclados a Valdemingómez, tiene el actual gobierno la excusa perfecta para incumplir el plan de cierre de la incineradora.

Y ante todo esto ¿cuál es la posición del gobierno municipal de Rivas?

Sobre la cuestión de la llegada de los residuos de la Mancomunidad del Este: silencio total del gobierno municipal. Sin embargo, cuando el gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha amenazado con no recibir los residuos de Rivas (si se bloquea la llegada de los del Este), han aparecido dos seudo respuestas. Una en forma de moción aprobada en el último pleno del pasado año, a instancias del conjunto de las fuerzas que participan en el gobierno de Rivas, para negociar un convenio que reconozca la deuda histórica de Madrid hacia Rivas, por el vertedero ilegal de Autocampo. Pero ¿por qué no se firmó dicho convenio con el pasado gobierno municipal? ¿Por qué tampoco se firmó uno específico para llevar los residuos a Valdemingómez? ¿Quizás porque no era verdad eso de que los residuos de Rivas no iban a ir a la Incineradora? O ¿por qué no era muy presentable que mientras Madrid iniciaba la recogida separada de la materia orgánica, Rivas llevara los residuos mezclados? Nunca lo han explicado, pero Rivas Puede (que en la pasada legislatura defendió la orientación Residuos Cero), tiene todo el derecho a recordar que no se dio ningún paso efectivo en esta dirección y se sigue sin avanzar hacia la recogida separada de materia orgánica, que será obligatoria al final de esta legislatura.

La otra seudo respuesta la tenemos en el reciente comunicado de Equo Rivas, que acepta sin problemas la llegada de los residuos de la Mancomunidad del Este a Valdemingómez, a pesar de que Equo Madrid defiende lo contrario y además este partido forma parte de Más Madrid, que ha interpuesto un recurso judicial contra este envío de residuos. Teniendo en cuenta que Equo Rivas está en el gobierno municipal y lleva la concejalía que tiene la competencia de residuos, debemos entender que ésta es una seudo respuesta del Gobierno, pero sin que puedan acusarle de la misma al alcalde, por ejemplo. Es muy triste leer comunicados de un partido que tiene como base el ecologismo defendiendo que «la Comunidad de Madrid es la única instancia verdaderamente obligada por ley a desarrollar su competencia en esta materia» (los RSU) olvidando las obligaciones (también por Ley) de los ayuntamientos; y todo para justificar el seguir llevando nuestros RSU mezclados a Valdemingómez, es decir, sin cambiar nada.

Por último, dejar claro que el depósito en vertedero (en la Comunidad de Madrid: Valdemingómez, Alcalá, Pinto y Colmenar Viejo) es el peor de los tratamientos posibles para nuestros RSU. Los ayuntamientos (el de Rivas también), como máximos responsables de su gestión, deben dar pasos firmes en la línea de considerar que los residuos son algo a reducir al máximo y cuando se producen tratarlos de forma que se conviertan en un recurso que hay que aprovechar. Todo ello en la orientación Residuos Cero, que es la forma de evitar las incineradoras y los vertederos. 

Rivas Vaciamadrid. Enero 2020

También te puede interesar