El artículo de este mes ha sido escrito por Mar Laínez, alumna del Taller de Restauración, sobre un trabajo realizado por ella misma en su casa durante la ausencia de clases consecuencia del temporal Filomena.

Antes y después de un mueble alacena que pedía a gritos un cambio de imagen.

Primer paso, limpiar con un paño húmedo y amoniaco todo el mueble para quitar restos de suciedad, segundo aplicar una mano de imprimación, en este caso como el mueble era mate y no había barnices brillantes, no hubo que lijar, y tercero dos manos de pintura esmalte al agua, cambio de tiradores en cajones y segunda vida para este  mueble.

Mª Dolores Fernández

Artesana