El 20,7% de las personas con estudios básicos cuyo empleo les permitiría teletrabajar tiene problemas para hacerlo porque su domicilio no está adecuado, el doble que quienes cuentan con titulación superior (9,4%). Esta es una de las conclusiones de la monografía ‘El equipamiento de los hogares y las dotaciones de capital de las familias en el siglo XXI’ de la Fundación BBVA.

La obra aborda el análisis de los flujos de gasto en equipamiento de los hogares desde una perspectiva distinta a la habitual, “pues los considera bienes de inversión”, señaló la entidad.

Este enfoque permite cuantificar los correspondientes stocks de capital en equipamiento acumulados por los hogares, así como los cambios en su composición a lo largo del tiempo.

De este modo se analiza la evolución a largo plazo de las dotaciones de bienes duraderos de los hogares españoles, tanto en términos físicos como monetarios.

A tenor de los datos extraídos de la investigación se ha producido una rápida expansión de los equipos electrónicos: el 99,5% de los hogares españoles dispone de teléfono móvil, el 96,1% cuenta con conexión a Internet y alrededor del 83% tiene algún ordenador.

“Pero, pese a su práctica universalización, el aprovechamiento de los equipamientos digitales para acceder a Internet o teletrabajar está condicionado por el nivel de estudios y por los ingresos del hogar”, destacó. “Además, el 14,7% de las personas que viven en un hogar con bajos ingresos también encuentra esas limitaciones, casi el triple que las que residen en un hogar con ingresos elevados”, aseveró la Fundación.

El estudio llega a la conclusión de que disponer de equipamientos digitales es una condición necesaria para su aprovechamiento, pero este también depende del uso que se haga de los mismos y “es más intenso cuanto mayor es el nivel de estudios”, puntualizó la Fundación BBVA.