Agentes de la Benemérita con destino en el Área de Investigación y en el Equipo de Policía Judicial de Rivas Vaciamadrid, han logrado en el marco de la operación ‘Habitat Lockpick’  desmantelar un grupo criminal especializado en robos con fuerza en viviendas  habitadas, utilizando el método “bumping”.

El inicio de la investigación surgió cuando se detectó un incremento de denuncias de  vecinos de Rivas, en las que manifestaban haber sido víctimas de un robo con fuerza en sus viviendas. El cotejo de las denuncias permitió constatar una serie de coincidencias en cuanto al modus operandi, lo que hizo sospechar a los agentes que detrás de la autoría se encontraba un grupo perfectamente organizado.

El avance de la investigación permitió conocer que el grupo actuaba siempre en horario nocturno, desplazándose dos componentes hasta la zona elegida para cometer los robos. A continuación uno de los integrantes colocaba testigos plásticos en las puertas de las viviendas seleccionadas, mientras que otro miembro realizaba funciones de vigilancia para no ser sorprendidos.

Pasados dos o tres días regresaban a los bloques donde habían colocado los marcadores plásticos, procediendo a forzar las cerraduras con llaves “bumping” de las viviendas que aún mantenían el marcador, signo de que esa puerta no había sido abierta por sus legítimos propietarios en esos dos tres días, y por consiguiente podría estar sin moradores.

Una vez que estaban dentro de las viviendas procedían a hacerse con todos los efectos de valor que se encontraban a su paso, teniendo preferencia por joyas, relojería, accesorios  y pequeños aparatos electrónicos e informáticos que fueran de fácil transporte.

Para el desplazamiento a las viviendas elegidas utilizaban dos vehículos que estacionaban en calles alejadas. Utilizaban las cavidades del motor de uno de ellos para ocultar las herramientas que empleaban para la apertura de las cerraduras y en el otro guardaban los marcadores de plástico. Así mismo, utilizaban un patinete eléctrico para realizar funciones de vigilancia en la zona cuando estaban perpetrando los robos.

Ante la gravedad de los hechos y la elevada activad delictiva que tenía el grupo se realizó una entrada y registro en su vivienda de Rivas, en la que los agentes encontraron multitud de efectos procedentes de los robos. En su mayoría se trataba de  efectos de joyería, relojería, dispositivos electrónicos e informáticos, bolsos, gafas de sol, armas blancas, una pistola simulada con cartuchos de fogueo, numerosos de juegos de llaves y herramientas, así como 2.000 euros en moneda fraccionada y billetes de moneda extranjera.

Hasta la fecha se les imputa la autoría de 42 delitos de robo con fuerza en viviendas habitadas de Rivas, Madrid y Getafe, aunque la Guardia Civil no descarta, dado el volumen de efectos intervenidos, su participación en otras localidades.

Los tres detenidos son dos hombres y una mujer de origen búlgaro, con edades comprendidas entre los 26 y 43 años de edad que han sido puestos a disposición judicial,  quien decretó el ingreso en prisión de dos de ellos.

También te puede interesar