El Pleno de Rivas Vaciamadrid, en su sesión ordinaria correspondiente al mes de febrero, aprobó una modificación de la Ordenanza Fiscal del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU).

Este impuesto, que comúnmente se conoce como plusvalía municipal,  grava el incremento del valor de los terrenos urbanos desde el momento de la compra hasta su transmisión.

Para calcular la plusvalía municipal se debe multiplicar la base imponible de este impuesto por el coeficiente que determine cada ayuntamiento y la ley establece que este porcentaje no puede superar el 30% en ningún caso.

En el caso de Rivas Vaciamadrid, con la ordenanza anterior se contemplaba un gravamen del 25% para los incrementos de valor generados en un período de tiempo comprendido entre uno y cinco años, y del 20% para los incrementos de valor generados en un período de tiempo de hasta diez, quince y veinte años.

Con la modificación de la ordenanza aprobada en el Pleno, los vecinos de Rivas Vaciamadrid sujetos a este impuesto pagarán el 30%, el tipo de gravamen máximo establecido por ley.

“No podemos estar de acuerdo con la modificación de la ordenanza porque supone una subida de impuestos a los ripenses. Sabemos que los ayuntamientos dejarán de percibir unos ingresos considerables porque hay supuestos de no sujeción en los que no se podrá cobrar la plusvalía, pero desde el Partido Popular no podemos poner a los ayuntamientos por encima de los ciudadanos. Subir del 25% o del 20%, según los casos, al 30%, que es el máximo establecido por ley, nos parece un aumento de la presión fiscal con el que no estamos de acuerdo” -ha explicado Janette Novo, portavoz de los populares.