En estos días se ha creado cierto revuelo, con razón justificada, por la desaparición en las dependencias de la policía local de Rivas, de un arma reglamentaria (una pistola) sin que nadie responda de su paradero.

Se trata de la pistola reglamentaria de un agente ya jubilado, que en su momento entregó a su superior responsable y que éste a su vez depositó en el armero reglamentario. Lo sorprendente del caso es, que nadie echó en falta la citada pistola hasta que se ha necesitado para adjudicársela a un nuevo agente recientemente incorporado a la plantilla de nuestra ciudad.

Preguntada la alcaldesa, Aida Castillejo sobre este incidente, que puede ser muy grave de no aparecer el arma’, ha respondido que “se trata de un arma antigua y se están investigando las circunstancias, el arma tiene que aparecer y evidentemente se tomarán las medidas oportunas al respecto”.

En los procedimientos de búsqueda del arma extraviada, el subinspector-jefe accidental mandó revisar ‘algunos espacios de la sede policial, no encontrando la pistola’. Ante este proceder, varios sindicatos, partidos y concejales de la oposición, han pedido explicaciones al concejal de Seguridad, ya que los agentes no habían sido avisados para dicha revisión de sus espacios.