Algo más de medio millar de personas participaron este domingo en la segunda edición de la carrera ‘San Ripense’, «la San Silvestre del sureste de Madrid», en Rivas-Vaciamadrid, que invita a despedir el año completando un circuito por el centro de la ciudad, con distancias de 5 y 10 kilómetros.

Tras una primera edición que reunió a algo más de 500 corredores, el Consistorio ha vuelto a organizar esta prueba deportiva, impulsada por el Grupo Scout MB68 y la Concejalía de Deportes.

Ambos organismos hicieron un llamamiento a los vecinos para que este año “el número de participantes se incremente notablemente”, con un circuito urbano de asfalto que consiste en dos vueltas por la zona del Auditorio Miguel Ríos.

El Ayuntamiento explica que este año la carrera se organizó el 29 «para que no coincidir con el resto de pruebas de San Silvestre”, de forma que los atletas de la Comunidad de Madrid puedan calentar en esta edición de Rivas, antes de participar en las tradicionales del día 31.

También se organizó una carrera infantil al término de las pruebas generales, en la que los menores tenían  que aportar un kilo de alimentos no perecederos o un juguete nuevo para poder participar.

También te puede interesar