La Comunidad de Madrid descubre las tradiciones más
singulares de la región madrileña a través de la Guía Madrid Tradición Viva. Esta
publicación, editada en español e inglés, reúne once rutas por la arquitectura,
artesanía, gastronomía y fiestas de la Comunidad de Madrid. Se trata de una
propuesta virtual del Gobierno regional para disfrutar de nuestra Comunidad
durante el confinamiento provocado por la pandemia por COVID-19 que, además,
ofrece nuevas sugerencias de planes para disfrutar cuando se permita viajar por
la región.

Madrid Tradición Viva ofrece un repaso por todas esas tradiciones que han hecho
de nuestra región un lugar único en el que pasado y presente coexisten, y que
“conforman ese carácter tan propio, tan cercano y cosmopolita que hace de la
Comunidad de Madrid un lugar donde vivir experiencias únicas”, ha señalado la
consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz.

Y es que, la región madrileña, con varios siglos de historia a sus espaldas,
combina modernidad y tradición, dos características que favorecen el “turismo de
proximidad basado en las emociones y sensaciones de conocer las tradiciones,
saborear su gastronomía o compartir la vida de sus habitantes en sus plazas”, ha
continuado Rivera de la Cruz.

ARQUITECTURA, PLAZAS Y GASTRONOMÍA EN ONCE RUTAS

La Comunidad de Madrid atesora lugares únicos para visitar, como la Sierra del
Rincón, declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera en 2005. Así, tres de
las rutas de Madrid Tradición Viva nos llevan a recorrer sus cinco pueblos
(Horcajuelo de la Sierra, Montejo de la Sierra, La Hiruela, Prádena del Rincón y
Puebla de la Sierra), que se caracterizan por una peculiar arquitectura: sus casas
en granito, pizarra y gneis, combinadas con madera, teja árabe y adobe, están
preparadas para resistir el frío y el calor.

Además, estas localidades del noreste madrileño conservan huellas de la vida y
ocupaciones de su población en el pasado, como los potros de herrar que se
pueden ver en Montejo de la Sierra o Prádena del Rincón, o las fraguas
tradicionales de Horcajuelo y Puebla de la Sierra.

Otras tres rutas llevan al sur de la Comunidad de Madrid, donde el protagonismo
y la vida están en sus plazas porticadas. Algunos ejemplos los tenemos en
Navalcarnero, Pinto, Valdemoro, Ciempozuelos, Colmenar de Oreja o Chinchón.
Estas plazas, lugar de festejos populares y representaciones teatrales, son
centros administrativos y económicos y, sobre todo, puntos de encuentro entre
los vecinos y con los visitantes.

Los vinos de Madrid y su denominación de origen son protagonistas de la parte
gastronómica de la guía e invitan a conocer tres de las cuatro áreas principales
de producción vinícola en la región: Arganda, Navalcarnero y San Martín de
Valdeiglesias. El recorrido incluye las bodegas y cuevas tradicionales, así como
las mejores tapas y comidas típicas.

Para terminar el viaje por las tradiciones madrileñas, la ruta por los conventos y
monasterios de la región pone a disposición del visitante y los lectores los más
elaborados y exquisitos dulces. Las almendras garrapiñadas de ‘las Diegas’ de
Alcalá de Henares (convento de clarisas de San Diego), las trufas de chocolate
que elaboran las monjas clarisas de Valdemoro, las mermeladas que preparan
las carmelitas en Loeches o las rosquillas de las clarisas de Chinchón son solo
algunos ejemplos de las variedades reposteras que la tradición madrileña ha ido
manteniendo a lo largo de los siglos.

Y es que “la región madrileña ofrece un montón de propuestas turísticas a un paso
de la capital y llenas de experiencias únicas para todos los públicos”, ha declarado
Marta Rivera de la Cruz.

La Guía Madrid Tradición Viva se puede descargar en formato pdf en el enlace
https://turismomadrid.es/es/guias/12985-gu%C3%ADa-madrid-tradici%C3%B3nviva.html o acceder a la versión web en https://turismomadrid.es/guiaviva/web/.