– El ayuntamiento de Rivas cede un espacio en el centro de recurso juvenil “La Casa+Grande” para el desarrollo del primer encuentro #YoTeCreo.

– 40 mujeres participan en la iniciativa de las clases gratuitas de Defensa Personal que imparte David Sánchez, director de la Escuela de defensa personal El Hilo Rojo.

– Cada sábado desde el 19 de Mayo hasta el 30 de Junio, tendrá lugar un encuentro de 12:00 a 14:00 h.

Siendo testigos de la cantidad de casos de violencia de género de los últimos meses, el pasado sábado 19 de Mayo, tuvo lugar el primer encuentro #YoTeCreo.

Las clases gratuitas de Defensa Personal a las que acudieron 40 mujeres decididas a poner límites, recuperar su poder y liberarse de sus miedos a través del cuerpo y mente, ha tenido un éxito rotundo.

Esta iniciativa se origina a partir de la sentencia de “la manada”. Dada la rabia e impotencia, la frustración y el impacto ocasionado por ver a las mujeres expresando su miedo al sentirse tan desprotegidas por la ley española, ha llevado a David Sánchez, a poner al servicio de todas las mujeres que quieran y lo necesiten, sus servicios y conocimientos de forma altruista y solidaria.

David Sánchez impartirá clases totalmente gratuitas todos los sábados de 12:00 a 14:00 h. hasta el 30 de Junio.

Las mujeres cansadas de ver cómo están siendo acosadas a diario en todo el planeta, se ponen en acción, queriendo sentirse seguras y libres de miedo, motivadas por esta iniciativa. Su unión y apoyo mutuo son el arma perfecta para combatir en estos tiempos adversos estas injusticias y retomar su poder al igual que la reivindicación de su libertad.

La clase se desarrolló de forma dinámica, teoría sobre qué son las emociones, ejercicios para sentir tres de las mismas (tristeza, rabia y miedo) y entender cómo afectan al cuerpo y a los pensamientos. Así como entender el origen de los bloqueos al igual que dar cuenta de éstos y cómo escapar de ellos.

Técnicas para liberarse de agarres de muñecas y cuello, conceptualización imprescindible para la defensa personal y el aprovechar la fuerza e inercia del agresor a favor nuestro para la posterior defensa.

David, ejemplificó con sus ayudantes la intensidad de una agresión, haciendo ver a todas las participantes que esta intensidad crea una reacción automática e inesperada en el cuerpo físico y por lo tanto brota una emoción.

David enseña multitud de técnicas, pero afirma, que si en el entrenamiento no hay intensidad para entender cuál es la reacción automática del cuerpo y experimentar cómo afecta, difícilmente te podrán salvar de una agresión real.

 David Sánchez González

elhilorojo@kungfurivas.com

También te puede interesar