Salimos de Málaga y nos metemos en Malagón.

La sociedad acabó por echar a Rajoy de la política, y el Partido Popular, lejos de regenerarse, ha elegido nuevo presidente a  Pablo Casado y con él, de nuevo, ha rescatado el aznarismo.

Pablo Casado estuvo trabajando durante dos años con Aznar, cuando fue su jefe de gabinete siendo él ya expresidente, entre los años 2009 y 2011. Por cierto, inmediatamente después de “aprobar” su Master, por el cual acabará siendo investigado por la justicia.

Casado ganó las elecciones en su partido con esta frase: “difícilmente puede liderar el partido alguien que reniega de la mejor historia del partido, que es la de Aznar y Rajoy”. Recién elegido presidente del PP, se reunió con Aznar, y ambos coincidieron en “retos y desafíos”.

Parece increíble que una figura tan siniestra como Jose María Aznar, siga en política. ¡Ojo!, El Señor expresidente sigue cobrando del erario público, después de 14 años que abandonó el gobierno, 80.000 euros al año, además de coche, escolta y dos asistentes.

Más espantoso aun que haya personas, como el actual presidente del PP Pablo Casado, que reclamen su figura y su legado. El olvido y la desmemoria, quizás premeditados, son el cáncer de la política. No está de más que al menos desde Zarabanda pongamos las cosas en su sitio.

El 15 de Marzo de 2003, el Presidente Aznar, junto a los presidentes de Estados Unidos y Reino Unido anunciaron la guerra contra Irak. Y lo hicieron contra la opinión de numerosas manifestaciones en todo el mundo y desde la negativa por parte del Consejo de Seguridad de la ONU a realizar una intervención militar, apoyándose en el informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica que tras 3 meses de investigación negaba la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, tal y como aseguraban Aznar y sus socios.

Y efectivamente, nadie encontró esas armas de destrucción masiva en Irak, aunque sí que encontraron numerosos pozos petrolíferos, que, tras la invasión,  fueron gestionados por empresas de EE.UU.

Aznar y sus socios han quedado señalados en las páginas de la historia no sólo como mentirosos, sino también como genocidas: centenares de miles de muertos, devastación y sufrimiento de millones de iraquíes. Desestabilización y miseria en buena parte del mundo árabe.

Aznar volvió a mentir el 11 de Marzo de 2004. Aquel fatídico atentado terrorista a varios trenes de cercanías de Madrid  que produjo tanto dolor. El Señor Aznar insistió una y otra vez que los atentados procedían de  ETA cuando todos los indicios apuntaban ya a terroristas yihadistas.

Inaudito que después de lo que ha llovido, el Señor Aznar declarara a los medios de comunicación hace unos meses,  que no se arrepentía de nada, que no modificaría una coma de su actuación sobre la guerra de Irak, que lo hizo por “el bien de España”. ¡Aznar, el patriota!

12 de los 14 ministros de Aznar están imputados. Casi todos los procesos judiciales actuales de corrupción se originaron bajo su presidencia. 900 imputados lleva ya el Partido Popular. El desfalco estimado a las arcas públicas ronda la minucia de 120 millones de euros.

Por cierto, el Gobierno Aznar indultó a 141 personas condenadas por corrupción.

Para colmo de la vergüenza, el Señor Aznar fue multado por el propio ministro de Hacienda Montoro con 70.000 euros por  defraudación fiscal.

El señor Aznar privatizó casi todo el patrimonio industrial público que quedaba (Felipe González se le adelantó en esto). Empresas públicas como Endesa, Tabacalera, Repsol, Telefónica, Argentaria o Gas Natural, las joyas públicas de la corona, pasaron a manos privadas. Por cierto, del 2011 al 2014, cuando ya dejó el gobierno, formó parte del consejo de administración de Endesa, la que privatizó unos años antes, y con un sueldito anual de 300.000 euros ¡Vaya con el patriota!

Aznar, el mejor agente inmobiliario de la Iglesia: Gracias a una reforma legislativa del Gobierno de Aznar, la Iglesia se quedó con más de 4.000 inmuebles sin pagar impuestos ni gastos de escritura. Entre ellos, la mezquita de Córdoba.

Hace mal el Señor Casado recuperando tan funesto personaje. Con esa forma de actuar conducirá al PP a la ultraderecha y por tanto, al extraparlamentarismo. Al tiempo.

Les dejo con unas palabras de la asociación argentina Norte Amplio para saludar un monolito dedicado a la memoria a los derechos humanos:

“Queremos que esta señalización no permita que el olvido le gane a la Memoria, y también en este presente y en el futuro nos señale, nos interpele, de manera implacable, determinante, para que en este lugar se respeten, a rajatablas, los Derechos Humanos, la integridad de las personas y se actúe de acuerdo al Derecho, a la Constitución y con criterios de humanidad frente a la culpa, al error”

 José Manuel Pachón López