Aunque esto que escribo se refiere a observaciones de hace varios meses, creo de interés mostrarlo para que ustedes puedan conocer y admirar a una de nuestras libélulas más impresionantes.

Era una tarde de finales del verano pasado cuando pude observar los vuelos pre-nupciales de las “emperadoras”, una libélula impresionante (Anax imperator (Leach, 1815) es su nombre científico). Jamás había visto nada parecido en mi vida y me resultó difícil fotografiar a ese macho parado un momento en el tallo de un ailanto (Ailanthus altissima), ya que todos estaban volando frenéticamente de aquí para allá sin parar.

El ecosistema donde se desarrollan es el “bosque de ribera” del entorno de nuestros ríos (Jarama, Manzanares y Henares) y sus arroyos, aunque en el área donde las vi —tramo final del Henares— está muy alterado por especies invasoras: ailanto, acacias de tres espinas, falsas acacias, etc, siendo su arboleda primigenia la formada por álamos, sauces, tarays, olmos y fresnos.

En esta zona en concreto el dosel arbóreo es muy densa, tanto que “si te metes dentro”, que es donde fotografié a este macho de la imagen, parece que estás en las selvas de Birmania (conste que yo nunca he estado ahí, ¡pero por imaginar que no quede!), aunque los vuelos principales se daban en el entorno próximo, junto al denominado “Camino Real de las Moreras”, en San Fernando de Henares.

Por lo demás, desear que todos ustedes tengan un 2019 extraordinario y continuemos comunicándonos desde las páginas de Zarabanda.

José Ignacio López-Colón