El Ayuntamiento de Rivas ha exigido hoy “una reunión con Fomento para firmar el convenio que materialice el compromiso del Gobierno” tras el anuncio de que se hará “efectiva la conexión de la M-50 en los municipios de Rivas Vaciamadrid y Boadilla” para 2019, según un comunicado emitido por La Moncloa tras el encuentro del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. La conexión de Rivas al vial de circunvalación madrileño es una petición histórica del municipio que ha demandado retiradamente su inclusión en los Presupuestos Generales del Estado de 2019. Rivas espera además, a cinco meses de su nombramiento, una reunión con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para exponer la reivindicación de una infraestructura que cuenta ya con todos los permisos y que tan solo espera ser consignada en los próximos PGE. El alcalde de Rivas, Pedro del Cura, ha señalado que el anuncio de La Moncloa “cumple el mandato dado por la Comisión de Fomento en el Congreso, en 2017, a propuesta de Unidos Podemos y del Partido Socialista” y que “únicamente estamos pendientes de que Fomento firme el informe favorable de viabilidad, ya realizado” para que la conexión salga adelante.

El comunicado de La Moncloa imputa la inexistencia de esta infraestructura, capital para el desarrollo del sureste madrileño y para la descongestión del tráfico en la A3 a su paso por Rivas, a “retrasos en el ayuntamiento de dicha localidad”, en referencia a Rivas, que no solo ha cumplido todos los plazos y condiciones exigidas para la puesta en marcha del enlace sino que ha invertido 1.103.207 euros con cargo al Plan Municipal de Inversiones (PMI), para la construcción de los viales interiores del nudo, los que discurren en el término municipal, y que se centran en la prolongación de la Avenida de la Tierra y confluencia con Avenida de la Democracia. Además, tal como señalaba esta misma mañana el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, “el Ayuntamiento ya ha presupuestado el proyecto de ejecución de la obra”.

La obra en viales interiores se trata de una fase previa imprescindible para permitir que la circunvalación conecte con la trama urbana de Rivas, y que se anticipa a la respuesta de la Comunidad de Madrid y del Ministerio de Fomento, las dos administraciones que ostentan la titularidad de los viales implicados en el enlace, la M-823, perteneciente a la red viaria de la Comunidad, y la propia M-50, adscrita a Fomento.

La conexión interior es el primer paso efectivo para hacer realidad una infraestructura que ha sido reclamada por el Ayuntamiento ante el Congreso de los Diputados, ante el Senado y ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo (PETI) en Bruselas. Rivas es, además, el único de los dieciséis grandes núcleos de población atravesados por la M-50, que no cuenta con acceso directo a esta vía, que discurre a apenas 350 metros del barrio ripense de La Luna.

También te puede interesar