Uno de los principales aspectos que me gustaría resolver, al menos parcialmente, antes de finalizar esta legislatura es el transporte en Rivas Vaciamadrid. Nuestra ciudad crece a gran velocidad y la movilidad en el municipio y con los municipios colindantes es una necesidad y un derecho en las ciudades modernas. No debería ser condición sine qua non para vivir en nuestro municipio tener un carnet de conducir, sobre todo si lo que pretendemos es vivir en una ciudad cada día más sostenible.

Por esa razón desde que llegamos al gobierno de Rivas me puse manos a la obra para negociar con el Consorcio Regional de Transporte de Madrid y la empresa Transporte Ferroviario de Madrid (TFM) con el objetivo de mejorar el servicio de metro y de autobuses.  En cuanto al metro, uno de los temas principales que nos habían transmitido la ciudadanía ripense era el servicio insuficiente. Algunos de los problemas que padecemos son una frecuencia de paso mejorable, las averías prolongadas que provocan graves retrasos, las dos franjas tarifarias en el mismo municipio, o el cierre a las 23:00 de domingo a jueves y a las 0:00 el viernes y el sábado.  Este servicio es claramente insuficiente en un municipio que va a alcanzar 100.000 habitantes, donde además existen dos franjas de edad en crecimiento que son más dependiente del transporte público, los más jóvenes y los más mayores.

Es esencial que el servicio de metro funcione de manera correcta. Por eso cuando por fin la empresa TFM decidió comunicarnos que iba a iniciar las reparaciones de las vías me pareció una buena noticia. Estaremos sin metro durante el mes de agosto, pero si esto consigue frenar de una vez por todas los retrasos que provocan las averías, ya habremos avanzado algo. Yo particularmente no me conformaré con esto, necesitamos resolver el resto de problemas que he señalado, en especial aumentar la frecuencia de paso y los horarios. Existen posibilidades de tener una línea plena, como tienen por ejemplo los municipios del MetroSur.

En cuanto a las líneas de autobuses, se ha realizado un trabajo prolongado para reestructurar las líneas que dan servicio al municipio, equilibrando las líneas con el objetivo de conseguir una mayor fluidez y comodidad desde todos los puntos de la ciudad, tanto a la hora de intercomunicar los distintos barrios (servicio urbano), como en las conexiones a Madrid y otros municipios cercanos (interurbano).

El transporte es un elemento esencial de nuestra vida y por lo tanto debe ser público, no debe estar al servicio de los beneficios sino al servicio de las personas. Lamentablemente el modelo de gestión que nos ha dejado la comunidad de Madrid del Partido Popular nos obliga a tratar con una entidad de las que son accionarias empresas de Florentino Pérez, Koplowitz o Carlos Slim. Pero desde la gestión política tenemos la obligación de lograr que estas compañías presten un servicio decente y de calidad a un precio razonable, en lugar de aprovecharse de nuestras necesidades.

Rivas Vaciamadrid tiene un reto a la hora de enfrentar la situación del transporte, el modelo de ciudad que hemos construido, alargada y situada en una ladera, nos dificulta tener un transporte urbano completamente cómodo para nuestra ciudadanía. El metro puede ser una arteria principal que recorre la ciudad de un punto a otro y nos comunica con Madrid, pero nuestra ciudad necesita muchos otros vasos sanguíneos para estar bien comunicada. Confío en que con la mejora del metro y la nueva estructuración del transporte terrestre flexible que planteamos, de aquí a final de año, tendremos en Rivas un transporte público más adecuado a lo que nuestra ciudad merece.

A partir de ahí, sólo nos queda seguir mejorando.