El 1 de junio comenzó un tiempo nue­vo. Un tiempo nuevo en el que se ha desalojado del gobierno al Partido Po­pular. Se ha desalojado a un PP conde­nado por la Trama Gürtel, condenado por lucrarse de la corrupción, por con­tar con “un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional” mediante la “manipulación de la contratación pública central, autonómica y local” como recoge la Sentencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Un tiempo nuevo que se abre cami­no tras salir adelante, ese 1 de junio, la moción de censura presentada por el Partido Socialista Obrero Español. Una moción de censura presentada por responsabilidad, para sacar a la política de la novela negra de la co­rrupción en la que nos había sumido el Partido Popular y recuperar así la normalidad y decencia de la vida pú­blica. Una moción de censura por la dignidad.

Un tiempo nuevo que comenzaba con una pregunta: ¿corrupción o moción? Porque esa era la pregunta a la que los S50 diputados y diputadas del Congreso debían responder. Y aun­que parece claro cuál debiera de ser la respuesta de todo partido político,

 

lejos de la responsabilidad política e institucional, el PP decidió blindar su “trama” y C’s, traicionando su discurso de regeneración, encaminó su senti­do del voto para que pudiese seguir al frente del Gobierno un partido con­denado por corrupción. Sin embargo, la respuesta de la mayoría del arco parlamentario determinó que era hora de desalojar la corrupción de las ins­tituciones, era hora de desalojar al PP.

Un tiempo nuevo que, con la aproba­ción de esa moción de censura, des­alojó a Mariano Rajoy para dar paso a Pedro Sánchez Castejón como nuevo Presidente del Gobierno.

Un tiempo nuevo con un nuevo go­bierno. Un gobierno socialista forma­do por un gran equipo de hombres y mujeres con una alta cualificación profesional y experiencia en la ges­tión de las áreas que les han sido en­comendadas y que rompe los techos de cristal, conformando un Ejecutivo con más mujeres que hombres. Un gobierno con una clara apuesta fe­minista, progresista, modernizador y europeísta, con un claro carácter so­cial, comprometido con la ciudadanía y con sentido de Estado. Sin duda, un gobierno preparado para los grandes retos del S.XXI.

Se puede decir que estamos ante una nueva etapa política en nuestro

 

país. Una nueva etapa que comen­zó en el Congreso de los Diputados, pero que seguro, que con el trabajo bien hecho, irá dejando su huella en las comunidades y municipios, así como en la mejora del día a día de las personas. Una nueva etapa que los y las socialistas de Rivas recibimos con gran ilusión y como impulso para continuar trabajando en un proyecto socialista para nuestra ciudad, para los vecinos y vecinas de Rivas Vacia- madrid.

Una nueva etapa política en la que, estando seguros de que este nuevo Gobierno será más receptivo a que el Gobierno del Estado asuma, en los próximos Presupuestos Generales del Estado, la necesaria conexión de nuestra ciudad con la M-50. Una de­manda de los vecinos y vecinas que desde el PSOE de Rivas haremos lle­gar al nuevo ministro de Fomento.

La tarea no es fácil, los retos son mu­chos. Por ello, deseamos al Presiden­te del Gobierno, Pedro Sánchez, así como a todos los ministros y minis­tras, todo lo mejor en el desempeño de la nueva tarea que ahora afrontan, al tiempo que desde el PSOE de Ri­vas les volvemos a trasladar nuestra enhorabuena y la plena confianza en que sabrán desempeñar su trabajo en beneficio de nuestro país y de todos los ciudadanos y ciudadanas.