Nunca me han gustado las prisas, ir corriendo a los sitios, llegar tarde o ir con la lengua fuera. Entre otras cosas porque al final, en algún momento, te terminas perdiendo algo, terminas quedando mal, o simplemente no disfrutas de lo que está sucediendo. Cuento ésto aquí porque desde que Rivas Puede – Podemos entró en el Gobierno local, y yo como portavoz, a veces he tenido esa sensación. La velocidad del día a día nos hace que a veces no veamos el paisaje. Y eso es difícil de explicar. Por eso hay que parar, dar dos pasos hacia atrás, mirar tranquilamente y procurar que el tren en el que nos subimos en marcha, no nos haga perder el equilibrio.

Realmente lo que quiero decir con todo esto es que a pesar de las dificultades, a pesar de la velocidad, a pesar de habernos subido en marcha a este tren -aún así- hemos tenido el sentido común para poder dar dos pasos hacia atrás, mirar y actuar desarrollando acciones políticas desde dentro.

Por ejemplo, la decisión municipal encabezada por Servicios Sociales para exigir a la Comunidad de Madrid la construcción en Rivas de una Residencia de Mayores y Centro de Día de gestión pública, algo que en el último pleno consiguió el apoyo unánime de todos los grupos políticos. Una petición que el Ayuntamiento va a liderar, aunque arranque desde Servicios Sociales y desde los colectivos de mayores del municipio. Me parece una de las batallas clave que tenemos que conseguir porque Rivas y nuestros mayores lo merecen. Veremos si eso se traduce luego en positivo con la Comunidad de Madrid, quien tiene todas las competencias al respecto y quien tiene que mover ficha en esta reivindicación. Pero además, también nuestra acción municipal a la hora de conseguir la ansiada conexión de Rivas con la M-50, hartos ya de este agravio histórico con la localidad, y participando en las reuniones y en el ‘lobby’ necesario para lograr esa conexión por carretera tan necesaria (vecinos/as, empresas, constructoras, etc.).

El día a día nos arrolla. Ahora estamos metidos de lleno en la elaboración de los Presupuestos Municipales para el próximo ejercicio. Las cuentas que han de regir en 2018 tienen ya meses de trabajo detrás: en agosto hicimos una primera relación del presupuesto y, basándonos en el acuerdo de Gobierno que habíamos firmado, tras las vacaciones se cuantificaron esas necesidades, se le pusieron números. Desde hace semanas estamos trabajando con Hacienda y el trabajo cotidiano y las perspectivas que tenemos van a hacer posible –seguro- unos presupuestos reales, adaptados a las necesidades y a la situación del propio Ayuntamiento. Aunque la oposición lo verá desde otro punto de vista, sinceramente, creo que se está trabajando bien.

Y todo esto recordando que el grupo municipal Rivas Puede – Podemos sólo lleva poco más de cinco meses dentro del Gobierno municipal. En este tiempo también hemos vivido la apertura de la nueva y esperada Biblioteca Gloria Fuertes, aunque no como hubiésemos deseado. La apertura se realizó con actividades y puertas abiertas para la ciudadanía, pero sin el mobiliario y las dotaciones informáticas que la Comunidad de Madrid no ha sido capaz de traer a tiempo.

Tampoco quiero pasar por algo otras actuaciones que en estos meses -con mucho trabajo de por medio, incluida la burocracia administrativa- hemos podido desarrollar, a pesar de todo: la mejora de instalaciones deportivas en el municipio, los proyectos para otras nuevas, el notable incrementado en las subvenciones a los clubes deportivos, el plan de mejora de calles y asfaltado, las actuaciones en materia de medio ambiente redundando en la drástica reducción de emisiones de carbono en instalaciones públicas (un 80% menos de emisiones desde 2011). Acciones como la potenciación del servicio Bicinrivas, con más puntos para uso de bicicletas y más bicis eléctricas, la mejora de luminarias, adecuación paulatina a nuevos vehículos sostenibles, etc.

Claro que aún falta mucho en lo que mejorar. Por ejemplo, los espacios de coordinación entre los grupos municipales, que tienen que ser más fluidos. Lo hemos dicho en numerosas ocasiones. Las reuniones y el intercambio de información tiene que ser más dinámico y las comisiones de seguimiento del pacto de Gobierno tienen que celebrarse con más periodicidad. Así lo hemos reclamado desde Rivas Puede – Podemos en base al acuerdo firmado.

Al final, el tren sigue en marcha; pero sinceramente creo que estamos consiguiendo adecuar nuestra velocidad y la de la máquina a la realidad que necesita Rivas. Con mucho esfuerzo y trabajo, os lo aseguro.

José María Álvarez
Portavoz grupo mpal. Rivas Puede