Esta mañana escuchaba a la portavoz del PP Cuca Gamarra decir, sin que se le inmutara la cara de vergüenza, que “con un gobierno frankenstein los españoles perderíamos innumerables derechos” y a su compañero A. Núñez Feijó, llamar a “los barones de bien del PSOE para que juntos impidan el gobierno PSOE-Unidas Podemos”, incluso plantea una gran coalición entre PP y PSOE ‘para salvar España’. Pero el colmo es que ya algunos de estos últimos (F. González, E. García Paje, J. Leguina, JC Rodríguez Ibarra,…, y los que se espera), han criticado ese gobierno progresista, incluso alguno de ellos amenazar con marcharse del partido si se lleva a cabo.

Ya era hora que salieran a la luz todos ‘los topos’ de derechas (por no ir más allá) que se esconden entre bambalinas en el PSOE. ¡A ver si con esta se marchan todos o si los nuevos dirigentes tienen arrestos para deshacerse de ese lastre…!

Me resulta evidente que, todos estos supuestos prebostes de izquierdas, ahora resulta que comparten más de lo que muchos pensaban con la derecha más reaccionaria. Y es que sus intereses siempre han sido comunes, todos ellos obedecen a quienes les mandan, que son los mismos y por eso coinciden.

A ninguno de todos estos se les ha oído denunciar o poner reparos, a la apertura de puertas (de los parlamentos locales, autonómicos y nacional) y de brazos, a los emergentes ultraderechistas de VOX, nadie se ha cuestionado que vienen a romper la convivencia, cercenar derechos, reprimir la calle, cerrar las bocas que denuncien, prohibir el aborto, el matrimonio homosexual,…, dejar que se ahoguen los que lleguen a las costas o que se mueran sin atención médica,… Ninguno de todos estos grandes hombres (y mujeres) les da ni pizca de vergüenza cuestionar la voluntad del pueblo, no en una sino en varias elecciones repetidas, que una tras otra coinciden en que la mayoría de los españoles y españolas quieren un gobierno de izquierdas. No, la voluntad del pueblo no les importa nada, solo defienden la cartera de a quienes ellos representan (los bancos, las eléctricas,…, empresas nacionales y transnacionales).

Desde la calle y desde todos los ámbitos democráticos, sean de izquierdas o solamente honrados, tenemos que impedir que influyan en la voluntad de los firmantes del preacuerdo de gobierno (y en otros): PSOE y Unidas Podemos. Ya hay otros partidos que están dispuestos a apoyar la coalición y a permitir que se forme el nuevo gobierno. Solo falta Esquerra Republicana en avenirse a la mejor solución posible, de presente y de futuro, cualquiera otra será perjudicial para los intereses de Cataluña de todos los ciudadanos. Desde la cárcel Oriol Yunqueras está recomendando el apoyo al nuevo gobierno.

Estamos ante un momento trascendental, lo que ahora consigamos determinará el futuro de este país y sus gentes para muchos años en adelante y por supuestos para el bienestar de todas y todos.

JuanM del Castillo