Imagen tomada por un dron de la Policía Municipal de Madrid. Enaire