Los calores estivales nos han dado un respiro este año con una noticia refrescante relacionada con el arte en nuestro municipio. Efectivamente, el asunto de la famosa valla con el desnudo femenino. Podrían plantearse varias reflexiones al respecto: ¿Se puede crear arte sin polémica? Sí. ¿Se puede crear arte con polémica? También. ¿Se podría haber elegido otro motivo para la famosa valla que tanta repercusión ha suscitado en medios locales y nacionales? Sí. ¿Se podría haber elegido el mismo motivo elegido, la versión del famoso “Origen del mundo” de Gustave Courbet expuesta en el Museo de Orsay? Por supuesto. ¿Se podría haber tenido un poco de tacto y haber elegido otra valla en otra ubicación? Definitivamente, sí.

Siempre está bien que los ciudadanos se enfrasquen en debates sobre temas artísticos para desengrasar tanto debate pseudopolítico. No olvidemos que el arte hasta hace apenas 200 años era cuestión sólo de clases minoritarias, tanto de los comitentes (monarquía, nobleza, clero) como de los que los disfrutaban (los mismos). Sólo a partir de la revolución francesa y posteriormente de la burguesa, el arte pasó a ser objeto también de la clase media, tanto como sujeto como objeto.

La representación hace un par de meses en una valla pública en Rivas-Vaciamadrid de la obra de Sam3, cerca del colegio público La Luna, ha provocado una rápida reacción contraria de la dirección del colegio y de “miembros de la comunidad educativa”. La obra en cuestión forma parte de un proyecto más amplio denominado “Reversible” encargado por el consistorio al colectivo Madrid Street Art Project en el que ha invertido más de 65.000 euros.

Realmente algo chirria en este asunto. El Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid, que es el que encarga este proyecto de arte, tras recibir quejas por parte de la comunidad educativa del centro cercano, se autocensura, le pone un taparrabos y luego una lona negra e inmediatamente asegura que reubicará la obra (¿es que no sabía dónde iba inicialmente?). Pero al día siguiente se desdice y anuncia que no va a reubicar la obra y se quita el “taparrabos”. Mientras tanto, el artista “censurado” se compara con Miguel Ángel y denuncia el asunto ante los medios locales y nacionales, con lo que la buscada repercusión del tema es brutal: beneficiados tanto el artista como el comitente. Perjudicados: la comunidad educativa denunciante. Me surgen varias preguntas al respecto: El Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid, cuando encarga estos proyectos, ¿no exige la entrega del proyecto previo a su instalación o da carta blanca a la empresa encargada? En el primer caso, entendemos que conocía previamente el tema del desnudo femenino explícito, así como la elección de la ubicación de la valla donde iría instalada junto al Colegio La Luna. En el segundo caso, el que supone que no conocía el motivo artístico (o bien desconocía la ubicación de la valla), deja mucho que desear respecto al control del proyecto, tanto sobre su temática, como su idoneidad y calidad y el lugar de instalación. Si, como ha dicho textualmente el alcalde “no hay ningún problema con la obra…es absurdo hablar de censura cuando este ayuntamiento ha promovido y avalado esta obra”, ¿por qué tras darse a conocer a los medios la han censurado inmediatamente? Hay que ser consecuentes con lo que se avala y no actuar por impulsos. El alcalde ha zanjado la cuestión emplazando a ambas partes, la comunidad educativa, y el artista denunciado/denunciante a un duelo-debate artístico en el marco del festival “Cultura en la calle” que se celebrará en septiembre. Veremos en qué acaba el duelo…

Otra cuestión es que de las trece instalaciones artísticas, la de Sam3 es la única que ha repercutido a los medios (intencionadamente o no). Con lo que se crea un precedente por el que seguro que el resto de artistas se planteará en próximos años crear obras intencionadamente provocativas. Ya sabemos que no hay nada en el mundo que provoque más que un desnudo femenino: ni el salto de una valla por inmigrantes (de una enorme calidad artística, posiblemente mayor que la de Sam3) ni los mensajes en defensa del medio ambiente (“Todo esto era campo” o la definición de árbol que queda tapada por un arbol y que a su vez no nos deja ver los árboles…) En fin, que bienvenida sea esta inquietud artística de la ciudadanía ripense…y que dure, mientras no se confunda con hipocresía.

Quizá, imbuidos en esta pasión por el arte, a los vecinos de Rivas algún día les apetezca, por ejemplo, ver reunidos todos los premios de pintura “Frida Kalho” que también patrocina el Ayuntamiento de su localidad, y que, junto con obras significativas de nuestros magníficos artistas locales, deberían estar expuestos públicamente para disfrute de todos en un Centro de Arte municipal.

Mientras tanto, todos los vecinos que lo deseen pueden disfrutar en el Centro Social de Covibar de nuestra modesta Colección Permanente de Arte, formada por más de 60 obras en todas las técnicas y estilos y realizada con las donaciones de todos los artistas y colectivos que exponen periodicamente en nuestro centro. También puede visitarse a través de nuestra web: www.covibar.es/centro-social

Como adelanto de la programación artística de este otoño en Covibar, contaremos con tres exposiciones muy diferentes y de una enorme calidad: en septiembre, Esmeralda González, licenciada en Bellas Artes, valenciana y vecina de Rivas quien, bajo el título de “En busca de sentido…” abordará la constante búsqueda humana de esa verdad que oriente y de sentido a nuestras vidas. En el mes de octubre, brindaremos de nuevo todo nuestro apoyo a una vecina y socia de Covibar y de la Casa de Andalucía en Rivas: Margarita Diges, que nos ofrecerá una exposición pictórica en torno a la ilusión y evasión que supuso el cine en sus comienzos, “Lunes femina”. Y por último, a finales de noviembre y durante el mes de diciembre, tenemos una magnífica oportunidad de reivindicar la memoria histórica con “Metrallarte”, una exposición inédita hasta el día de hoy de esculturas realizadas exclusivamente con metralla recogida en los escenarios de la Batalla del Jarama por Goyo Salcedo, el “alma mater” del Museo de la Batalla del Jarama en Morata de Tajuña.

¡Feliz vuelta a casa y disfruten del Arte!