Respecto a la publicación sobre la Atención Primaria que compartíamos hace unos días, nos gustaría remarcar que nos encontramos en la situación actual debido a la gestión llevada a cabo por la Comunidad de Madrid.
En esta pandemia, la CM comenzó cerrando algunos centros de salud y los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (estos últimos gestionados por el SUMMA 112) para dotar de profesionales el IFEMA. En el «Hospital Milagro» los trabajadores de los centros de salud realizaban el turno de mañana y tarde y los del SUMMA 112 el turno de noche.
Para suplir este asalto a la Atención Primaria y tratar de mantener la actividad asistencial, los centros de salud abrieron también sábados y domingos. Al clausurar IFEMA, los profesionales volvieron a sus lugares de origen (SUMMA 112 o Atención Primaria) pero la Comunidad decidió no reinstaurar los servicios previos, permaneciendo a día de hoy muchos Centros de Salud y Servicios de Urgencias de Atención Primaria CERRADOS. Como sucede en nuestro municipio con el SUAP de La Paz.
No podemos permitir que Rivas, con una población de casi 100.000 habitantes, no tenga ningún centro donde acudir si existe la necesidad por la noche o los fines de semana ya que en la mayoría de las ocasiones no sería necesaria la atención en un servicio de urgencias hospitalarias.
Por parte del Ayuntamiento de Rivas, aunque las competencias no son municipales, no hemos visto ningún movimiento para reclamar a la Comunidad de Madrid estos servicios imprescindibles que nos han arrebatado escudándose en la COVID.
Por lo que parece, la Comunidad NO TIENE PREVISTO REABRIRLOS alegando falta de profesionales. La plantilla de Atención Primaria en Madrid se ha reducido entre un 15 y un 20% en comparación con otras comunidades autónomas. La CM es la que menos gasto público destina a la Atención Primaria a nivel nacional. Esto se traduce en contratos precarios que no fidelizan a los trabajadores que, en muchas ocasiones, deciden irse a otras comunidades donde les ofrecen contratos de mayor duración o estabilidad o unas mejores condiciones de trabajo.
La realidad es que han aprovechado la pandemia para llevar a cabo un paso más en su política de desmantelamiento de la sanidad pública y de hospitalocentrismo. Obviando así las recomendaciones de expertos nacionales e internacionales, donde la Atención Primaria es el eslabón clave junto con la Salud Pública en la contención de esta y futuras pandemias. Son los primeros profesionales en la cadena de detección y filtración de casos para que solo lleguen a los hospitales los verdaderamente graves que requieran tratamientos más intensivos. No solo la Atención Primaria es la base del sistema sanitario sino que además es lo más rentable. Hablando en números, fortalecer y dotar de medios profesionales y materiales a la Atención Primaria supondría aproximadamente 5 millones de euros, la construcción del nuevo «Hospital de Pandemias» unos 50 millones. ¿No hay dinero o no hay voluntad de fortalecer la Atención Primaria?

Rivas Puede

También te puede interesar