Los medios de comunicación, todos ellos controlados por los grandes poderes económicos de este país, se empeñan en hacernos creer que Podemos se está hundiendo, que sus broncas internas están llevando a este nuevo partido a su desaparición. La amplificación de estas discrepancias internas, hasta la nausea, quizás indique más el deseo de esos poderes económicos que la propia realidad.

Claro que hay broncas internas, y como prueba lo tenemos en Rivas. A un partido recién creado y tan ambicioso en su búsqueda de otras formas de hacer política, honestas, democráticas y participativas, todavía le costará encontrar los engranajes democráticos necesarios para que todo el mundo, y sobre todo las minorías, se sientan respetadas y para que prime más el colectivo a los egos personales de algunas personas.

En eso estamos trabajando muchas personas, y seguiremos haciéndolo, porque, francamente, no hay ninguna organización política estatal, excepto Podemos, en la que merezca la pena colaborar.

Por lo demás, en todos los sitios cuecen habas, sólo que no se magnifican tanto. ¿O es que no hay discrepancias internas en el PSOE, donde hasta hace nada tuvo que dimitir su secretario general por confabulaciones de sus propios dirigentes? ¿No hay discrepancias internas en el PP, donde Soraya Sáenz de Santamaría ha tenido que irse de la política por el rodillo de su compañero Casado? ¿No hay discrepancias internas en Ciudadanos, donde importantes dirigentes de este partido se están pasando a la ultraderecha de VOX?

Dejando el ruido mediático aparte, creo que si no existiera Podemos habría que inventarlo, porque hoy por hoy, es la única formación política que defiende la mejora de la mayoría de la gente y la disminución de la desigualdad. Aquí está el quid de la cuestión que los medios de comunicación ocultan: Quiénes, como el PP, Ciudadanos, y en gran medida el PSOE, se ocupan de defender los beneficios de los más pudientes. Y quiénes, como Podemos, defienden a ese 99% que somos el resto. Veamos:

Hemos olvidado muy pronto que los sueldos de diputados y diputadas de Podemos, no han superado los 2.200 euros al mes. El resto de su sueldo, tal y como es preceptivo por el código ético de Podemos, ha sido donado a fines sociales. Ningún otro partido ha hecho tal cosa, es más, si han podido se han subido el sueldo nada más coger el poder.

Quizás olvidamos que ha tenido que llegar Podemos, para que negociando con el gobierno, se suba de 736 a 900 euros al mes el salario mínimo. Nunca en la historia de la democracia, con gobiernos del PSOE o PP, se ha dignificado el salario mínimo de esta manera. ¡Ojo! La medida afecta a más de un millón personas trabajadoras.

Ha tenido que llegar Podemos para que un gobierno de la nación haya aceptado empezar a subir los impuestos a los ricos: un 1% de impuesto al patrimonio a partir de 10 millones y subida del IRPF a partir de sueldos de 130.000 euros. Impuesto de Sociedades tipo mínimo al 15% (ahora está en el 7%). 0,2 % de tasa a las transacciones financieras.

Gracias a Podemos, el Gobierno de la nación aceptó un límite a los alquileres en algunas ciudades, verdadero problemón para muchas familias. Ya sé que el PSOE al final se arrugó y rebajó la medida, pero aun así se ha avanzado en su contención.

Con Podemos en el parlamento, el Gobierno ha tenido que subir las pensiones con arreglo al IPC. ¡Ojo! Tanto el PSOE como el PP, en gobiernos anteriores,  congelaron año tras año las pensiones, el PP comiéndose la hucha de las pensiones y el PSOE abaratándolas con nuevos criterios de cálculo y retraso en la edad de la jubilación.

Gracias a Podemos y su negociación con el gobierno de la nación, se han presentado unos presupuestos con un crecimiento del 40% en dependencia, 200 millones para atajar la pobreza severa, retorno del subsidio para parados mayores de 52 años, derogación de los aspectos mas lesivos de la reforma laboral, prohibición de las amnistías fiscales, modificación de la cotización de los autónomos para vincularlo con sus ingresos reales…

En fin, ya sé que algunas de estas medidas, no han podido llegar a aplicarse por el rechazo de los presupuestos en el parlamento. Los intereses nacionalistas de algunos partidos, al parecer, han primado a los intereses de las personas. Pero eso no quita  que subrayemos, ya que los medios de comunicación no lo hacen, el gran logro de Podemos  de conseguir que el gobierno de la nación presente unos presupuestos sociales inéditos en décadas.

El 28 de Abril nos volvemos a jugar nuestro futuro: O aumentamos el número de diputado de Podemos o volvemos con los recortes y la desigualdad.

Les dejo con parte del documento político aprobado en el último congreso de Podemos:

“Hemos cambiado nuestro país. La corrupción ya no se acepta con resignación; a los políticos que hacen mal las cosas no se les recompensa; a los políticos corruptos no se les celebra; los machistas, sean en la política, en el periodismo, en la universidad o en la empresa, ya no campan a sus anchas; la monarquía no puede seguir comportándose como si España fuera su cortijo; las empresas de servicios básicos se sienten señaladas cuando ponen los beneficios por encima de la gente… Queda mucho por hacer, pero estamos cambiando nuestro país”

 José Manuel Pachón López