Rivas se enfrenta a una emergencia educativa. Nuestros centros públicos están al borde del colapso, soportando este curso escolar 40 unidades más de las que deberían. Llevamos tiempo avisando de la necesidad de más infraestructuras educativas en nuestra ciudad: la finalización del CEIPSO La Luna y la construcción de un nuevo colegio e instituto públicos en el barrio centro, cuyas parcelas municipales ya fueron cedidas en 2018. Así se lo hemos trasladado en distintas ocasiones a la Comunidad de Madrid como administración competente en esta materia. Su respuesta, el silencio.

El Gobierno regional debe actuar con urgencia ante esta situación de especial gravedad. En poco más de mes y medio comienza el proceso de escolarización, uno de los momentos de más trascendencia en las familias, y aún no hemos obtenido respuesta del consejero de Educación, Enrique Ossorio, ante los varios escritos solicitándole una reunión para buscar conjuntamente una solución que satisfaga las demandas de las vecinas y vecinos y de la comunidad escolar.

Desde 2005 no se construye un instituto en nuestra ciudad y en los últimos ocho años el único colegio que se ha construido es el CEIPSO La Luna, cuya primera fase fue asumida por este ayuntamiento para que estuviese en tiempo y forma. Todo ello, en un contexto en el que Rivas ya supera los 90.000 habitantes y en dos años excederá los 100.000 y con una población escolar que no ha parado de crecer. Si la Comunidad no afronta las obras de los nuevos centros educativos y termina La Luna, Rivas no tendrá plazas suficientes que ofertar, de cara al próximo curso 2020-2021, ni para su población y mucho menos para la que está por llegar.

La falta de nuevas plazas escolares, la masificación en las aulas y la paralización de nuevas dotaciones anunciadas por la Comunidad de Madrid también supone la privación de la libertad de las familias ripenses de elegir el centro público más cercano a su domicilio. Una realidad que preocupa, y mucho, al conjunto de la ciudad. Todos los grupos municipales aprobamos una Declaración Institucional a propuesta de la comunidad educativa para exigir al consejero el inicio de las obras.

No tener aprobados los presupuestos regionales no puede servir de excusa para que no asuman sus obligaciones. Como otras veces, el Ayuntamiento ya ha expresado su voluntad de adelantar la financiación mediante convenios con el objetivo de avanzar en la construcción de los centros educativos necesarios. Y vamos a seguir defendiendo una educación pública de calidad en Rivas, junto a nuestra comunidad educativa.

La apuesta por la educación pública en Rivas es notable. Y este Gobierno tiene la obligación y la responsabilidad de garantizar unos servicios públicos para sus vecinas y vecinos. Es por ello que ante la inacción del Gobierno autonómico y de su Consejería,  nos hemos visto con la obligación de paralizar las licencias urbanísticas como medida extraordinaria para hacer frente a esta situación de riesgo que atraviesa nuestro municipio en el ámbito educativo. Este ayuntamiento no puede esperar eternamente. Está en manos de la Comunidad de Madrid desbloquearla. Porque si hay voluntad, habrá solución.