La pretensión es, salir al encuentro del que será el enlace con la M-50.

El pasado 22 de agosto comenzó la primera fase de actuaciones, unas obras que afectarán a los viales interiores del enlace, los que discurren en terrenos del término municipal, y que se harán con cargo al Plan Municipal de Inversiones (PMI). La inversión prevista es de 1.103.207 euros.

El cartel de obra, situado en el barrio de La Luna, la principal zona de expansión de la ciudad y la que registra un mayor crecimiento poblacional, explica que la primera fase de actuaciones se cifrará en la prolongación de la avenida de la Tierra y confluencia con la avenida de la Democracia.

Ambos viales desembocarán en una rotonda que será el portal de acceso a la M-823, una carretera regional que bordea el límite de Rivas, y que, desde julio de 2015, cuenta con un enlace directo desde el mismo barrio de La Luna.

Para que la M-823 `pinche’ en una vía estatal como la M-50, frontera física entre los términos municipales de Rivas y Madrid, es necesaria una autorización del gobierno regional y un convenio con el Ministerio de Fomento que, tras años de olvido y discriminación, permanece en punto muerto.

 AÑOS DE OSTRACISMO

La autopista M-50 es una de las principales carreteras de circunvalación de Madrid y de su área metropolitana. Tiene una longitud de 85 km y discurre a una distancia media de 13,5 km de la Puerta del Sol.

La M-50 da acceso a 18 municipios de la Comunidad de Madrid: Las Rozas, Majadahonda, Pozuelo, Boadilla del Monte, Villanueva de la Cañada, Brunete, Villaviciosa de Odón, Alcorcón, Móstoles, Leganés, Fuenlabrada, Getafe, Pinto, San Martín de la Vega, Mejorada del Campo, San Fernando, Coslada y Torrejón. Fomento ha financiado el acceso a la M-50 de esos 18 municipios. Muchos de esos ayuntamientos tienen menor población que Rivas Vaciamadrid pero tan solo Rivas, del total de19 entidades municipales que atraviesa la autopista, carece hoy día de ese enlace directo con la circunvalación.

En los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2008 se incluyó una partida de gasto de tres millones de euros con el concepto ‘Enlace con la M-50 en la parte norte de Rivas Vaciamadrid: vías colectoras entre la A-3 y la R-3¿. Esta misma partida volvió a figurar en los PGE de 2009 con la misma referencia.

Tras desaparecer de los PGE en 2014, y tras una enmienda a los PGE de 2017 que no prosperó, los PGE de este año no reservan partida alguna para el proyecto. 

EN EL SENADO Y EN BRUSELAS

El Ayuntamiento de Rivas solicitó el pasado 7 de junio una reunión con el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

En la carta de solicitud, el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, demandaba una reunión “en la que alcanzar un punto de encuentro para impulsar una propuesta ajustada a las necesidades y posibilidades reales de la ciudad de Rivas Vaciamadrid”. El Ayuntamiento de Rivas no ha recibido todavía respuesta a esta petición.

También en junio Rivas llevó al Senado la demanda histórica de su enlace con la M-50. En la Cámara Alta se registró una petición de comparecencia del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, con la intención de que el nuevo titular explique las claves para el desarrollo territorial del sureste madrileño.

Acompañado por la senadora de En Marea, Vanesa Angustia, y por el concejal responsable del Área de Ciudad Sostenible y Territorio de Rivas, José María Álvarez, Del Cura señaló la “falta de voluntad política” y recordó además que “no tiene justificación que este acceso no sea una urgencia para el actual Gobierno”.

Por su parte, Angustia recordó la “responsabilidad del Gobierno de España” en la defensa de la “cohesión territorial”, la “sostenibilidad medioambiental” y la “cuestión laboral” que afecta a la ciudadanía de Rivas, por el tiempo invertido en largos desplazamientos y retenciones de tráfico.

En esa rueda de prensa el edil recordó, finalmente, que la solicitud enviada a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, fechada en mayo de 2018, sigue su curso mientras no haya una respuesta del actual ejecutivo.

La solicitud ante Bruselas para una “solución conjunta entre las administraciones públicas” contó con el aval, en rueda de prensa celebrada el pasado 28 de mayo, de los portavoces municipales de Somos Rivas, Curro García Corrales, Rivas Puede, José María Álvarez, y PSOE, Carmen Pérez Gil, además de la adhesión de la Plataforma Ciudadana de Rivas, uno de los más activos defensores del enlace con la autopista. Ante Bruselas, el Consistorio considera el enlace “indispensable” para la movilidad y la calidad de vida de vecinas y vecinos y apela al “principio de igualdad”, tal y como se recoge en la Carta Europea de Derechos Fundamentales, al ser la ciudadanía de Rivas la única de todos los municipios madrileños, atravesados por la M-50, que no cuenta con un acceso directo a la estratégica circunvalación.

También te puede interesar