Las calles de Rivas están casi vacías. Algunos coches que circulan a primeras horas de la mañana y a las horas de vuelta del trabajo, son aquellos que no tienen más remedio que acudir a sus ‘tajos’. Algún paseante atado a su perro y unos pocos más ciudadanos en los entornos de las tiendas de alimentación, farmacias y centros comerciales. La cuarentena se respeta.

El Ayuntamiento reaccionó pronto, ya el día 9, a las 17,25h., emitía un comunicado en el que se indicaba la primera medida ‘el cierre de los Centros de Mayores’, poniendo en marcha un servicio de reparto de comida a domicilio para las personas mayores que acudían a los comedores de los Centros; también indica que se realizará un seguimiento a las personas más vulnerables a través de una coordinación entre Policía, Servicios Sociales y Concejalía  de Mayores; y que durante el tiempo en que los Centros estén cerrados se aprovechará para realizar tareas de mantenimiento, limpieza y reforma en los mismos.

En cuanto a la suspensión, de todas aquellas actividades en la que se reúnen vecinos y vecinas, se adelantó la Cooperativa Covibar cancelando el mismo día 9 por la noche, las actividades culturales, exposiciones, talleres, charlas, cursos,…, todos los actos que congregaran personas. Y los trabajadores a sus casas con teletrabajo. El Ayuntamiento decretó esta medida de clausura de las actividades culturales y deportivas, el día siguiente 10 de marzo a las 15:32h., fue cuando los medios recibimos la comunicación oficial. También se cerraron todos los edificios públicos.

En los días siguientes, la policía local (principalmente) se paseó por las calles de Rivas, incluso con megáfonos, comunicando las medidas a vecinos y vecinas y advirtiendo de que no se puede salir a la calle sin justificación y/o autorización.

También el Ayuntamiento de Rivas, consciente de la situación extraordinaria actual y con la intención de mitigar los efectos económicos que puedan producirse por el COVID-19, ha decidido establecer una moratoria en los principales impuestos municipales: El Sistema Especial de Pagos (SEP), que establece el pago de los tributos en cinco cuotas, prolonga un  mes la segunda cuota y las sucesivas de manera correlativa. Asimismo, los periodos impositivos que correspondían al 60/40, sistema por el que pagan sus impuestos quienes no están acogidos al Sistema SEP y al que se acogen muchas PYMES y autónomos, quedan aplazados en su periodo voluntario hasta el 31 de julio, quedando el plazo de final de año como funciona actualmente. La línea de ‘Ayudas IBI’ (gastos mantenimiento vivienda habitual), ha retrasado su publicación, de manera que se evita que más familias queden fuera por imposibilidad de cumplir los plazos. Las mismas serán publicadas más adelante y lanzadas atendiendo y contemplando todas las situaciones, para este ejercicio con mayor crédito presupuestario y en el momento en el que finalice la ‘cuarentena’ impuesta. Los intereses de demora no se devengarán en los tres primeros meses de aplazamiento tributario. También el Ayuntamiento ha puesto en marcha el estudio de una línea de ayuda para que, una vez finalizada esta crisis y atendiendo a todas aquellas situaciones excepcionales con consecuencias evidentes para las familias, autónomos y pequeños comercios ripenses, contribuir desde la corporación local a paliar las mismas.

En cuanto al servicio de comidas a domicilio de personas necesitadas, el Consistorio encomienda a la población ripense a entender que dicho servicio está orientado a facilitar la vida a las personas con mayor riesgo de contagio ante el COVID-19, como pueden ser las personas mayores que no tengan el apoyo familiar necesario, personas con inmunodepresión, patologías crónicas como afección respiratoria, hipertensión, diabetes o problemas cardiovasculares y, por supuesto, personas en situación de cuarentena. El reparto de comida a domicilio solo busca ayudar a quienes de verdad no pueden salir de casa para tareas cotidianas como realizar la compra ni disponen de ayuda familiar o de cualquier otro tipo que lo haga por ellas.

El servicio de reparto a domicilio puede utilizarse tanto para las comidas como para las cenas y es importante que quien lo solicite especifique el tipo de menú que necesita: diabético, hipocalórico, triturado, celiaco, etcétera. El coste del servicio es el siguiente: Comida: 3,92 euros IVA incluido. Cena: 2,93 euros IVA incluido. El teléfono para solicitar el servicio es: 900 90 78 16.

El Ayuntamiento ha establecido otras prohibiciones, como es el cierre de todos los parques infantiles; la obligatoriedad de cuando se sale a comprar de haga de uno en uno y si es posible con mascarilla y guantes; o el paseo con los perros que se haga en lugares abiertos, no en los parque caninos apelando a la responsabilidad de los dueños en los referente a la recogida de las ‘cacas’.

También el Consistorio ha organizado la atención de otras necesidades a familias, en colaboración con Protección Civil, Cruz Roja, la Red de Recuperación de Alimentos y Cáritas. Esto a través del 010, y a su vez recomiendan que se haga un uso responsable de este teléfono, ya que es prioritaria la atención a necesidades urgentes.

Por otro lado, se ha establecido un servicio de turnos para pasear a los animales del Centro los Cantiles y alimentar las colonias felinas.

El Ayuntamiento indica que no son necesarios más voluntarios para estas tareas.

También hay algunas quejas: los centros educativos han tenido que resolver por su cuenta, la entrega de los programas de trabajo a alumnos y alumnas procedentes de zonas que no disponen de internet (como La Cañada), cuando esto podría habérselo hecho llegar la Policía, Protección Civil, etc. Otro colectivo que expresa malestar, son los trabajadores de Rivamadrid que dicen ‘que en una situación como esta no se requiere de la totalidad de la plantilla y se podría trabajar por turnos y con mayor seguridad’.

También te puede interesar