El Club Deportivo Tenis de Mesa Rivas hace magia. En 2012 ascendió por primera vez a Superdivisión, la máxima categoría del tenis de mesa español. Tras descender al año siguiente sin jugadoras extranjeras y competir en División de Honor, la categoría de plata, lograron de nuevo el ascenso en la temporada 16/17. Desde entonces, se mantienen en la élite y, esta nueva temporada que inicia en septiembre, volverán a luchar por continuar en la liga profesional un año más. Las artífices de este éxito, sus jugadoras, que año tras año se dejan la piel en la mesa, llevan al deporte femenino ripense a lo más alto. Vicente Cogolludo, presidente del club nos cuenta que la entidad es un engranaje de muchas piezas.

Mantener un club sin apenas recursos, un reto

Decimos que este club hace magia porque cuando se es un deporte minoritario y recibes las subvenciones públicas con hasta dos años de retraso, no solo de los resultados de los jugadores y jugadores dependen los éxitos, sino de los recursos que la entidad puede poner a su disposición para hacer los sueños deportivos realidad. Estos recursos de los que disponen en la actualidad son muy escasos, pero, sin embargo, gozan de un palmarés envidiable.

Desde la crisis, sobre todo, se ha hecho muy complicado gestionar y sustentar la estructura del club. La dirección denuncia, especialmente, la última decisión tomada desde la Comunidad de Madrid, que impide a los equipos cobrar la subvención que reciben por temporada (para gastos de transporte, alojamiento, etc.) si no mantienen el equipo en la categoría una vez terminada la competición. Consideran que no tiene sentido conceder una subvención para un gasto, entregarla con retraso una vez finalizada y realizada la competición con sus respectivos costes, y denegar su cobro habiendo cumplido la acción para la que fue concedida. Destacan que, frente a otras Comunidades, la medida supone una gran desventaja y sentencia al tenis de mesa madrileño a desaparecer de la élite del deporte nacional; de hecho, el ripense es el único equipo de tenis de mesa femenino de la capital en la máxima categoría y el único club español con representación en primera división y doble representación en la segunda división.

En 2012 crearon su filial, Rivas Promesas, para poder acoger a todos los jugadores y jugadoras interesados en la entidad.Sueñan con unas instalaciones propias, donde desarrollar con la máxima calidad posible su proyecto. Necesitan más espacio para dar respuesta a la demanda existente y al nivel de competición que han adquirido, ya que la Federación les exige unas condiciones mínimas para el espacio donde se disputan sus partidos.

El tenis de mesa ripense apuesta por el deporte inclusivo y para todas las edades

Junto al deporte de élite y el femenino, el deporte inclusivo es otro de los pilares sobre los que se fundamenta el proyecto del club. En sus filas está Álvaro Valera, campeón mundial de su categoría para personas con discapacidad física, plurimedallista olímpico desde Atlanta ’96, y premiado por la Federación Internacional en los «Oscar» del tenis de mesa.Este año, además, han fichado a Jorge Cardona, compañero de selección paralímpica de Valera, con el que esperan traer nuevos títulos a Rivas. Carlos Molina, director técnico del club y seleccionador paralímpico nacional desde el 2006 hasta el 2011, entrenador del cuerpo técnico nacional en PEKIN 2008 y RIO 2016, además de en múltiples campeonatos del mundo, europeos…,  ya se encuentra ultimando los preparativos para esta pareja de ases.

Por otro lado, el club está apostando por el fomento del tenis de mesa entre adultos y 3a edad, creando escuelas también para ellos e invitándolos a competir si lo desean, ya que este deporte es apto para cualquier edad y respeta muy bien las limitaciones individuales que pueda tener cada uno. Actualmente, entre sus miembros hay más de 30 veteranos y veteranas que comparten vivencias y torneos, como los organizados por la Asociación de Veteranos de Tenis de Mesa de España, a la que Rivas apoya por su trabajo y preocupación por este colectivo.

Un club de éxitos compartidos

El club vive gracias a las subvenciones, las aportaciones de los aficionados al tenis de mesa en Rivas y los resultados exitosos que cosecha año tras año labrando un histórico nada desdeñable que puede seguirse desde sus redes sociales. Este año, y como ya probaron en alguna ocasión la temporada pasada, retransmitirán en directo algunos de sus partidos para acercar el tenis de mesa a todo el mundo.

Entre los éxitos del club están: mantener más de 15 equipos en competición, a todos los niveles (regional y nacional), siendo uno de los clubes más grandes de toda España; participar en la ETTU, la liga europea, con el equipo masculino de Superdivisión en el 2015 tras quedar entre los cinco mejores equipos españoles de la liga profesional; mantener el equipo de Superdivisión femenina, contar con dos equipos femeninos y uno masculino en División de Honor; tener en sus filas a campeones de Madrid y de España y numerosas medallas en los torneos nacionales, tanto a nivel individual como por equipos, y en categoría masculina y femenina.

Orgullo ripense

Entre sus canteranos, Guillermo Martínez, de 26 años, es el más internacional y un ejemplo para todo el club. Es jugador asiduo de la selección española y se encuentra entre los 350 mejores del mundo actualmente. Siempre ha escogido su casa ripense para competir, a pesar de tener ofertas mejores en otros clubes españoles. Hace tres temporadas llegó su momento de crecer en ligas extranjeras, más fuertes que la española, y puso rumbo a Suecia, donde vivía, entrenaba y competía. Después, ha estado compaginando la liga española, la francesa y la sueca. Este año, vivirá en Alemania, máxima potencia europea del tenis de mesa, donde espera continuar desarrollándose y alcanzar su mejor nivel. Desde el club, mencionan que les encantaría poder tener los recursos suficientes para traer en un futuro de vuelta a su estrella.

También destacan otros canteranos, como Alberto Domínguez, varias veces campeón de España en los nacionales para personas con discapacidad intelectual y que entrena junto al resto de compañeros como uno más. Solo una lesión le separa en estos momentos de nuevos títulos.

Entre las chicas, Idoia Porta, que se inició en Valladolid, lleva más de 15 años vistiendo la camiseta ripense. Además de haber sido una de las integrantes del equipo que ascendió a Rivas a la máxima categoría española por primera vez en su historia, cuenta en su palmarés con numerosos títulos madrileños,títulos de Campeona de España por equipos, dobles e individual, cosechados en su etapa universitaria y, actualmente en categoría veterana, ha logrado ser Campeona de España por equipos y dobles y hacerse con el bronce individual en varias ocasiones. Otra canterana, Silvia Escalante, se ha hecho con la medalla de bronce en el Campeonato de España absoluto de dobles esta temporada. Todos ellos comparten buenas palabras hacia el club, al que consideran su casa y su familia.

Un club construido entre todos

Estos triunfos, apuntan desde la dirección,son de todos los miembros del club. Cada uno aporta en una parcela o incluso en varias. Los socios confían en el proyecto y colaboran para su consecución. Quien más, quien menos, ayuda a la cantera a crecer, colabora en el mantenimiento del material, gestiona las redes sociales, o prepara los viajes y la organización de los eventos deportivos que desarrolla la organización. Todo de forma altruista.

A pesar de los pocos recursos de los que disponen, se preocupan por el entrenamiento psicológico y cuentan también con la ayuda de Raquel Torrado, psicóloga deportiva que se ocupa de esta área.

Al club le gustaría disponer de más recursos económicos para poder ampliar el capital humano de la entidad con personas que puedan dedicarse 100% a ella y mejorar en otros aspectos que, sin dinero, hoy en día se hace imposible. Explican que tienen suerte de tener un equipo de trabajo y unos socios tan comprometidos, pero que el altruismo no puede sustituir a los recursos vitales que necesita el club a medida que va creciendo.

Mirando al futuro

Esta temporada 18/19 tienen entre sus objetivos lograr un puesto para participar en la Europa ETTU CUP femenina con el equipo de Superdivisión, mantener sus tres equipos de segunda división y ganar consistencia en el resto de categorías, progresando y subiendo de nivel.

Suenan nuevos nombres también en la entidad, pequeñas promesas del tenis de mesa en las que creen para continuar haciendo grande el nombre de Rivas. Entre ellos, Darío Salcedo, canterano y subcampeón de España prebenjamín el pasado mes de junio, y chicas con gran proyección, como María López o Sara Negreles.

Garantizar la existencia y el crecimiento del club

Para que siga funcionando en la localidad ripense este club con 20 años de historia que da servicio a pequeños y mayores, que brinda oportunidades al deporte femenino y masculino, buscan patrocinadores que colaboren y apoyen a sus equipos y su proyecto social, complementando las ayudas que reciben de las subvenciones públicas. Para cualquier consulta, ayuda o interés en participar en este proyecto contactar a través del correo de la entidad: admon@rivastenisdemesa.com

También te puede interesar