Retomamos nuestra actividad en esta semana de lucha por el planeta poniendo en relieve lo que suponen  los riesgos y consecuencias del calentamiento global Según los científicos, solo  disponemos de pocos años para salvar la vida en el planeta de una catástrofe colosal, y frente a todo esto , las evidencias son cada vez mas difíciles de ocultar y nos llegan todos los días. Esto, sumado a la irrupción de un potente movimiento juvenil, que exige actuar de forma decidida para frenar el cambio climático, hace que ya no sea solo un tema de minorías concienciadas, sino que atraviesa a la mayoría social.

Rivas Puede no puede quedar de espaldas al cambio de  prioridades  que la emergencia climática representa y que atraviesa el conjunto de la políticas a defender. Dos principios básicos deben regir la orientación climática de nuestra organización política: el de la drástica reducción de las emisiones de efecto invernadero y el de la justicia social.

Muy pocas corrientes políticas niegan la evidencia científica del cambio climático como responsabilidad de nuestro modo de producción y consumo (lo cual es directamente criminal), la mayoría lo aceptan, desde posiciones conservadoras a progresistas, pero también una mayoría de ellas apuesta por lo que podríamos llamar un lavado de cara climático. Esta es la posición de quienes pretenden a la vez reducir las emisiones y respetar las reglas del mercado: hacer una inversión colosal en la transición a las energías alternativas (que se siguen desarrollando todavía en base a energía fósil) y mantener el resto de la actividad económica sin reducción alguna.En definitiva respeto total al sistema capitalista y a sus propietarios.

Las medidas inmediatas concretas de reducción de emisiones son importantes (cada emisión evitada cuenta), pero no hay que dejar de controlar la orientación general de la transición, evitando los cantos de sirena tecnológicos, que sólo aparentemente son más fáciles.

La pasividad de los gobiernos frente a algunas compañías multinacionales y petrolíferas principales responsables de esta situación , que buscan un crecimiento económico insaciable  a costa de un planeta que no es infinito, y el incumplimiento sistemático por parte de las grandes potencias de la reducción de emisiones agravan esta situación que debe revertirse inmediatamente. Desde una perspectiva local ,es nuestra responsabilidad  como partido  ,exigir que el Ayuntamiento de Rivas aborde adecuadamente este nuevo escenario de emergencia con presupuesto, personal cualificado y acciones concretas que pongan el medio ambiente y la sostenibilidad en el centro de las políticas del gobierno municipal.

De momento las organizaciones políticas, debemos apoyar a los movimientos que han conseguido remover el panorama actual, respetando su autonomía y escuchando sus demandas. Apoyamos  las movilizaciones planteadas para esta semana de «Huelga mundial por el clima», porque urgen  acciones políticas concretas y cambios valientes para transformar este planeta en un lugar sostenible y habitable en un futuro

No tenemos más tiempo , sin movilización no queda esperanza!!!

También te puede interesar