Mayo nos trae las Fiestas y, este año, el cierre de un ciclo legislativo en el que hay mucho camino andado que nos da paso para renovar nuestro compromiso de seguir trabajando por todos esos retos por delante que tiene nuestra ciudad con un proyecto ilusionante y de futuro para que Rivas siga siendo Rivas. 

El camino recorrido en los últimos años nos permite seguir avanzando para reforzar un modelo de ciudad para todas y todos, sin dejar a nadie atrás, una ciudad referente del municipalismo, de servicios públicos y de reivindicaciones justas. Nos hemos enfrentado contra los abusos bancarios en el impuesto de las hipotecas, llegando hasta el Constitucional, para defender los derechos de millones de familias. Hemos plantado cara al oligopolio eléctrico para comprar directamente la energía, ahorrando 400.000 euros al año que serán destinados a políticas sociales. Hemos asumido lo que debería hacer la Comunidad de Madrid, como la construcción del colegio público La Luna o la apertura de la Biblioteca Gloria Fuertes. Hemos invertido en actuaciones de mejoras en Covibar, uno de los barrios decanos de nuestra ciudad, o en el Casco Casco Urbano. Además, de mejorar las  infraestructuras públicas en colegios, instalaciones deportivas y culturales. Y lo hemos hecho siendo capaces de reducir la deuda. Pero además, hemos entregado más de 300 nuevas viviendas protegidas del VI Plan de la EMV y mejorado el sistema de alquiler público.

Este año, además, celebramos el 60 aniversario de Rivas Vaciamadrid. Seis décadas desde que aquel pueblo pionero que está en nuestros orígenes celebraba su fiesta inaugural un 23 de julio de 1959. Nuestra ciudad ha cambiado pero todo lo que allí nació permanece en la gente de Rivas. Es nuestro patrimonio y nuestra riqueza, nuestra identidad, un legado pionero que nos ayuda a mirar siempre hacia adelante. Porque sabemos de dónde venimos y hacia dónde vamos. Ahora debemos afrontar el diseño de la ciudad que queremos para los próximos 60 años. Y lo haremos el equipo de mujeres y hombres que tengo el honor de encabezar. Compañeras y compañeros que viven aquí, que conocen la realidad de la ciudad y que proceden de los movimientos sociales. La candidatura que más se parece a nuestra ciudad que aúna renovación, experiencia en la gestión, solvencia y capacidad para resolver los retos que tiene nuestra ciudad.

Por eso, seguiremos reclamando a las administraciones competentes desde la presión institucional y junto a los movimientos sociales las infraestructuras necesarias acordes a una ciudad cargada de futuro. Por eso desde el Ayuntamiento ya hemos cedido a la Comunidad de Madrid dos parcelas para la construcción de un nuevo colegio e instituto públicos en el barrio centro. Por eso hemos cedido una parcela para la cuarta estación de Metro. Y seguiremos exigiendo que nuestras vecinas y vecinos tengan un Metro digno. Ni más ni menos. Y no renunciamos a dotarnos de servicios básicos que inexplicablemente aún no tenemos: la conexión directa de Rivas con la M50, una comisaría de Policía Nacional, una oficina del INEM o el complejo sanitario, por poner solo algunos ejemplos. Queremos que vivir en Rivas siga siendo motivo de orgullo, una ciudad referente más allá de nuestras fronteras. Una ciudad de servicios que apuesta por lo público. Una ciudad solidaria, abierta y diversa. Una ciudad que lucha desde lo común por lo que merece. Seguimos haciendo una Rivas