Desde el pasado mes de julio están en marcha las obras del segundo Plan de Arbolado de Rivas, que se distribuyen en tres tramos diferenciados a lo largo de más de

3,5 kilómetros lineales de calles y que finalizarán -si no hay contratiempos- a lo largo de octubre. El Ayuntamiento ha destinado 500.000 euros para esta nueva fase, que remata la iniciada en 2018 (dos millones entonces) e incluye la instalación de riego y suministro de ejemplares.

En estos trabajos se realiza la canalización de riego para la supervivencia del arbolado que se planta, así como la que necesita el ya existente, que es revisado junto al estado de las aceras de sus inmediaciones. Ante la cercanía de algunos emplazamientos a centros educativos, se ha intentado actuar lo antes posible en dichas zonas para dejar el mínimo posible de obra pendiente una vez comenzado el curso escolar. Los lugares que se benefician ahora del plan son:

– Alrededores del colegio Jarama y calles de la Encina Verde, del Olivo y de los Pinos. La actuación comprende casi medio kilómetro lineal.

– Calle de Fernando Trueba, principalmente entre las calles de Pilar Miró, Fernando Trueba, Nuria Espert y José María Rodero. En total, 2,15 kilómetros lineales.

– Calle de Ricardo Zamora, con 900 metros lineales.

Los trabajos se realizan de forma coordinada entre las concejalías de Mantenimiento Urbano y de Transición Ecológica y la empresa pública Rivamadrid. Se trata de una inversión financieramente sostenible con fondos municipales.

ESPECIES

La selección de las especies arbóreas se acomete contemplando aquellas que mejor se adaptan a las condiciones edafoclimáticas ripenses (suelo y clima). También se valora la ubicación de las especies ya existentes en los viales donde se efectúa la reposición, así como en las calles adyacentes, para asegurar que se incrementa la biodiversidad de la localidad.

Además, siempre se tienen en cuenta los criterios del Plan de Gestión de Arbolado Urbano del Municipio: respecto a especies idóneas, el porte de las elegidas en consonancia con el espacio disponible (el ancho de acera, la cercanía a las fachadas, etc) y la ubicación de los alcorques, asegurando que se respetan los marcos de plantación adecuados para que puedan desarrollarse los arboles. También se contemplan las servidumbres: distancias a farolas o pasos de cebra.

Con este actuación se pretende mejorar la masa verde del viario municipal, lo que redunda en una mejor calidad de vida para la ciudadanía. Las plantaciones de todo el arbolado nuevo se realizarán este próximo otoño e invierno, con el fin de asegurar el enraizamiento y supervivencia de las especies

También te puede interesar