Este mes hace justo un año que el Gobierno local (IU-Equo y Podemos) y el PSOE nos encerramos en el Ayuntamiento de Rivas, donde acudieron también vecinos y vecinas, para exigir al Ministerio de Fomento -en ese momento dirigido por el popular Íñigo de la Serna- que diese una solución al enlace de la M50 con nuestra ciudad.  Desde entonces el único cambio visible, ante la continua petición de resolver este asunto, ha sido la entrada del socialista Pedro Sánchez en la Moncloa.

Hace unas semanas conocimos, por nota de prensa, que el Gobierno de Pedro Sánchez asume, por fin, que Rivas tenga un enlace a la M50, cumpliendo el mandato dado por la Comisión de Fomento en el Congreso, en 2017, a propuesta de Unidos Podemos y del Partido Socialista. Ahora toca pasar de las palabras a los hechos: reunión con Fomento y firma del convenio para materializar este compromiso en 2019.

Por nuestra parte, hemos hecho todo cuanto estaba en nuestra mano tanto a nivel institucional como técnico para dar respuesta a la salida de Rivas a la M50, mientras esperamos la reunión con el titular de Fomento José Luis Ábalos, solicitada hace cinco meses, para que explicite el compromiso del Gobierno con esta infraestructura, necesaria no solo para nuestra ciudad, sino también para el conjunto del sureste de la región. Porque quedarse de brazos cruzados no es una opción: hemos invertido todo el proyecto de obra, además de los más de 1,1 millones de euros con cargo al Plan Municipal de Inversiones (PMI) en los viales interiores del enlace para agilizar su conexión y hemos destinado una partida en el Presupuesto municipal de 2019 para el proyecto de ejecución de la obra.

En el último tiempo, hemos conseguido, junto a las movilizaciones sociales, poner la M50 en la agenda política. La conexión con esta circunvalación, que discurre a apenas 350 metros del barrio de La Luna, ha sido reclamada ante el Congreso, ante el Senado, ante la Comunidad de Madrid e incluso ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo en Bruselas.

Salir y entrar a nuestra ciudad no puede ser más difícil. Lo hemos dicho muchas veces: el acceso a la M50 no es el capricho de nadie. Esta es una demanda histórica de la ciudad que cuenta con un amplio consenso político y ciudadano. La movilización vecinal, a través de la Plataforma Ciudadana, ha recogido más de 14.000 firmas entregadas al Ministerio competente. Rivas lleva casi 20 años exigiendo lo que muchas otras ciudades tienen. La ciudad no puede esperar más y el sureste de Madrid no puede seguir siendo un rehén del colapso de la A3. Por la cuantía de este proyecto, incluso con unos Presupuestos Generales del Estado prorrogados no debería de retrasar la obra al haber remanentes económicos suficientes para poder acometerla. Se acabó el tiempo de las excusas y del letargo de quienes tienen responsabilidades y competencias en esta materia. Por ello, exigimos a Fomento concretar plazos y presupuestos para que el proyecto de la M50 por fin, después de 20