En 1994 la ciudad alemana de Hamburgo fue la primera en poner en marcha los Proyectos 50/50, convirtiéndose en una herramienta para motivar mejoras de hábitos en el consumo energético y modificar la percepción de la energía como una cuestión lejana. Se trata de una apuesta de la administración pública para fomentar el ahorro energético en colegios, a través de incentivos económicos.

Los 11 colegios públicos participantes en el Proyecto 50/50 de Rivas Vaciamadrid ahorraron el curso pasado 48.000 euros en consumos energéticos y agua.

Los Proyectos 50/50 cuentan con experiencias en diferentes países desde hace más de dos décadas, iniciativas que también se han implantado en España. Durante el curso 2018-2019, el municipio madrileño de Rivas Vaciamadrid inició su propio proyecto 50/50 optando por una convocatoria de premios al ahorro energético dirigida a centros públicos de primaria de la localidad. A finales del pasado mes de noviembre la Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobó la concesión de los premios ‘Proyecto 50/50’ de ahorro de energía y agua en los colegios públicos para el año 2020, a la que se unieron 11 centros educativos.

Metodología en los colegios públicos de Rivas Vaciamadrid

La metodología que se utiliza consiste en la generación de equipos de trabajo en los centros, con representación de toda la comunidad escolar, para poner en marcha mejoras y cambios de hábitos con el objetivo de ahorrar energía y agua.

El alumnado decide en qué invertir el 50% de lo ahorrado, y el otro 50% se destina a mejoras de eficiencia energética en los centros educativos.

Del ahorro económico conseguido por cada centro se destina el 50% a las actuaciones que el alumnado del colegio decida de forma conjunta, como material o servicios de contenido pedagógico, según su elección, y el 50% restante a mejoras en eficiencia energética para el propio centro, de tal manera que el Consistorio lo reinvierte en seguir mejorando la eficiencia de las instalaciones durante el año siguiente al periodo estudiado.

Así, gracias al Proyecto 50/50, los colegios de Rivas pueden mejorar su eficiencia energética, una iniciativa que requiere de la implicación de toda la comunidad educativa, mediante la generación de equipos de trabajo que implementan cambios en los hábitos cotidianos. Los colegios involucrados crean sus propios comités energéticos, compuestos por equipo directivo, profesorado, conserjes, personal de limpieza y comedor, familias y alumnado. De hecho, los alumnos de 4º a 6º de primaria son quienes se encargan de dirigir el proyecto. Cada colegio ha puesto en marcha diferentes acciones destinadas al ahorro energético encabezadas por el propio alumnado, encargado de darles forma y difundirlas entre sus compañeros.

 Ahorro energético y económico

Los 11 colegios públicos participantes de Rivas Vaciamadrid han conseguido ahorrar 48.000 euros en consumos energéticos y agua en el periodo comprendido entre el 1 de septiembre de 2019 y el 30 de junio de 2020. Los beneficios económicos, derivados del ahorro obtenido, son compartidos entre los centros educativos y el Consistorio, que paga la factura de agua y energética de los colegios.

A través del gestor energético, se permite la consulta en tiempo real.

El alumnado decidirá en qué invertir el 50% de lo ahorrado, y el otro 50% irá destinado a mejoras de eficiencia energética en los centros. En concreto, este curso se distribuyen 2.044,62 euros para el CEIP Mario Benedetti, 503,79 euros para el CEIP José Hierro, 2.991,50 euros CEIP José Saramago, 3.038,38 euros CEIP El Olivar, 1.167,51 euros CEIP Jarama, 824,81 euros CEIP Rafael Alberti, 792,60 euros CEIP Las Cigüeñas, 2.401,14 euros CEIP Victoria Kent, 3.834,03 euros CEIP Los Almendros, 4.480,92 euros CEIP Hans C. Andersen, y 1.835,51 euros para el CEIP José Iturzaeta.

En términos económicos, entre septiembre de 2019 y junio de 2020, los 11 colegios de Rivas Vaciamadrid consiguieron ahorrar 37.007,93 euros en electricidad, 9.508,81 euros en gas y 1.314,96 euros en agua. El ahorro total fue de 47.831,71 euros. En cuanto al consumo, se ahorraron 35.913 kWh de electricidad, 252.067 kWh de gas y -423 m3 de agua. Además, en el mismo periodo, estas cifras contribuyeron al ahorro de 59,67 toneladas de CO2 equivalentes.

Los colegios de Rivas Vaciamadrid consiguieron ahorrar 35.913 kWh en electricidad.

En la web del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid se puede consultar en tiempo real los datos de ahorro energético en los colegios de Rivas del Proyecto 50/50, las cifras del año en curso y la media de los tres años anteriores. También se puede comprobar el ahorro en euros por sede y fuente de origen. Se analiza el consumo de cada uno de los suministros y se compara con los tres años anteriores a través del Scada y el gestor energético que permite su consulta en tiempo real.

Para descifrar las cuantías, se analiza el consumo de cada uno de los suministros y se compara con el del año anterior. El resultado neto puede ser positivo o negativo. Si es negativo, no se obtiene premio. La Concejalía de Innovación y Modernización es la encargada de realizar las mediciones.

En otras ciudades de España

El concepto 50/50 comenzó a aplicarse con éxito a diferentes colegios de Alemania a principios de los años 90, y desde entonces ha ido implantándose en otros países europeos dentro de la iniciativa EURONET 50/50, entre ellos España.

Anterior a la de Rivas Vaciamadrid, cabe destacar la experiencia implementada por la localidad de Rubí, en la provincia de Barcelona, puesta en marcha en 2012 y a la que en la actualidad se han unido todos los colegios públicos del municipio, con un sistema de monitorización en tiempo real de consumos, indicadores económicos y profundizando en la participación e implicación de toda la comunidad educativa. Desde el Ayuntamiento aseguran que todo ello ha hecho posible unos resultados en ahorros y eficiencia mayores que los previstos en la idea originaria.

Siguiendo los pasos de Rubí, y al igual que Rivas Vaciamadrid, cada vez se han ido uniendo más municipios de España. El Ayuntamiento de Madrid arrancó con un programa piloto durante el curso 2016-2017, y se llevó a cabo la primera convocatoria de premios en el curso 2018-2019 con diez centros educativos participantes en los ‘Premios ahorro, eficiencia energética y cambio climático’.

Por su parte, el Ayuntamiento de Valencia también se unió a esta iniciativa para fomentar las buenas prácticas entre toda la comunidad educativa. Gracias a este proyecto, involucrando a diez escuelas municipales, en el curso 2018-2019 se ahorraron unos 9.600 m3 de agua y más de 204.000 kW de energía, lo que supone un ahorro de 34.000 euros. Además, se evitaron más de 106 toneladas métricas de emisiones de CO2.

Pero estos son solo algunos ejemplos, ya que la iniciativa no ha parado de replicarse en diferentes ciudades y municipios, con la colaboración de empresas y cooperativas energéticas. El Proyecto 50/50 se lleva a cabo en ubicaciones de gran parte de la geografía española, como Canarias, Andalucía, Murcia y País Vasco, entre otros.

Proyecto 50/50

EURONET 50/50 MAX es el proyecto apoyado por la Comisión Europea a través del programa Intelligent Energy Europe (IEE), para movilizar el ahorro energético en los edificios públicos mediante la aplicación de la metodología 50/50 en más de 500 colegios y cerca de otros 50 edificios públicos de 13 países de la UE, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de la continuación del proyecto EURONET 50/50 liderado por la Diputación de Barcelona y desarrollado durante tres años (2009-2012), que puso a prueba la aplicación de la metodología 50/50 en más de 50 colegios europeos de 9 países y que ganó el Premio Europeo de la Energía Sostenible 2013.

Proyecto EURONET 50/50 MAX.

Aunque EURONET 50/50 MAX finalizó en 2016, en la web del proyecto se pueden consultar las áreas específicas (para colegios, para edificios públicos no educativos, y para los municipios) con orientaciones y recursos educativos que pueden resultar útiles para trabajar el ahorro energético en los centros escolares.

Conocer, entender, ser conscientes y participar en el cambio de hábitos y de comportamiento para construir un futuro energéticamente sostenible es clave para la transformación del actual modelo energético en uno más justo, democrático y sostenible. La metodología 50/50 está orientada al empoderamiento de los niños y, sobre todo, al desarrollo de conocimientos prácticos sobre el ahorro de energía. (Publicado por ESEFICIENCIA)

También te puede interesar