Un pueblo que desconoce su historia está condenado a repetirla. ¿España y la UE?

Acabamos de asistir a otro repugnante acto por parte de nuestros gobernantes y los de la UE  de protección a la banda de mafiosos, corruptos y ladrones que pululan por estos pagos. Buitres que nos gobiernan.

El Ecofin, Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea, acaba de aprobar la lista de países paraísos fiscales, Guaridas Financieras al servicio de las mafias de la evasión fiscal y la corrupción, excluyendo a los de la UE como Holanda, Irlanda, Mónaco, Luxemburgo, Malta y a otros muchos externos con la justificación cómica de su disposición a colaborar en la lucha contra el fraude, atracó fiscal que padecemos.

http://interamerican-usa.com/articulos/Crim-org-terr/Crm-org-Glob-fin.htm

Como veis lo dice la ONU, estas Guaridas Financieras, son la herramienta imprescindible para las mafias financieras, de la droga, del tráfico de seres humanos. De la fuga de capitales, del blanqueo de los ricos etc. Países colaboradores con el fraude, el delito y la miseria social que los acompaña, no solo en España sino en todo el mundo y especialmente doloroso en los países más pobres de la tierra.

Joaquín Costa publicaba “Oligarquía y caciquismo como la forma actual de Gobierno en España. Y en el entre otras reflexiones mostraba la situación de feudalismo civil en la que vivía España al final del siglo XIX. “diputaciones, ayuntamientos, alcaldías, delegaciones, agencias, tribunales, gobiernos civiles, y ahuyente delante de sí a esas docenas de miserables que le tienen secuestrado lo suyo, su libertad, su dignidad y su derecho, y restablezca en fiel la balanza de la ley, prostituida por ellos;..

Y terminaba; No he de aconsejar yo que se ponga en acción el colp de falsde la canción catalana, ahora tan en boga, tomando el ejemplo de la revolución francesa por donde mancha; pero sí he de decir que en España esa revolución está todavía por hacer; que mientras no se extirpe el cacique, no se habrá hecho la revolución..

Y hoy mas de 100 años despues todavia tenemos esa revolucion pendiente. La de expulsar a los canallas, ladrones y sinverguenzas de nuestras vidas.

España entonces como ahora  estaba gobernada por una oligarquía bajo la apariencia de una democracia parlamentaria, apoyada por una red caciquil y cohorte de vasallos repartidos por toda España camuflada en dos partidos que se sucedían en el gobierno.

Ya había se inventado las puertas giratorias y los presidentes del gobierno al cesar pasaban al sueldo de las grandes empresas del país. Ferrocarriles, Bancos… Como en la actualidad.

Los cargos sin limitación de tiempo producen olvido sobre el origen de cada uno y  adocenamiento, agostan las iniciativas, matan la ilusión, hasta llegar a creer que el cortijo es suyo y confundir  lo público con lo privado; y de aquí a la corrupción el  trecho es muy corto. No es cuestión de partidos, es cuestión de personas, de espíritu de servicio, de honradez, de saber donde estoy,  de donde vengo y para qué vengo.

A partir de la transición soñamos que un tiempo nuevo llegaba a nuestro país, pero exacto un sueño. La realidad nos muestra que hemos vuelto al modelo político de la Restauración.

Las  auténticas clases dirigentes siguen  siendo casi las mismas del franquismo, apenas se tocó a la judicatura, ni a la iglesia,  ni a la banca, el modelo productivo apenas sigue siendo el mismo, y la corrupción pulula por la política y el mundo empresarial como Pedro por su casa.

La enseñanza vía de los llamados centros concertados y las universidades privadas vuelve a manos de la Iglesia católica. El poder judicial controlado por PP, PSOE por de la elección de cargos del consejo del poder judicial y constitucional. La banca cabalgando a su libre albedrío, con un banco de España que en vez de proteger los intereses generales, protege los intereses particulares de los banqueros. La inmunidad parlamentaria. Y para remate, del consejo de ministros a Gas Natural.

El trasvase entre los cargos ministeriales y los bancarios se ha vuelto algo tan normal que ya nadie se inmuta porque el ministro de tal ramo pase a la dirección de tal banco o viceversa. Es decir, el actual régimen ha degenerado hasta llegar a ser algo muy parecido al de la restauración canovista, un régimen endogámico donde el mérito no importa sometido como está al imperio de los logreros mediocres y aduladores. Y esto, con ser gravísimo, no es lo peor, lo peor es que ha contaminado a todo el sistema productivo.

Los  Bancos y el resto de las empresas monopolistas, no serían lo que son sin la imprescindible ayuda de los sucesivos gobiernos y partidos de las puertas giratorias.

Tienen derecho a atropellar los derechos y caudales de los ciudadanos, sin las decisiones que les permiten actuar como verdaderos oligopolios estarían la mayoría de sus dirigentes encarcelados.

Todos imponen normas económicas ultraconservadoras y reaccionarias para perpetuar un sistema cuasifeudal que está hundiendo al país.

http://www.publico.es/pages/infografia-trama-expoliticos-cupula-ibex.html

Pagamos de más lo  que vale la luz. Los bancos compran el dinero al 1 al banco central europeo  y nos  lo venden al 10. Privatizaran el agua, vamos a vivir más según nuestra cuenta corriente,  nuestros hijos podrán estudiaran si sus padres les sobra el dinero.

Se condena antes y mucho más rigurosamente a quien roba comida en un supermercado que a quien se carga la segunda caja de ahorros del país. Como un señor puede seguir presidiendo un gobierno después de conocerse toda la basura difundida sobre él. El dinero público no se gasta al servicio de la ciudadanía, si no al servicio de sapratas como podemos vivir con el peso y el hedor que despide tanta miseria y tanto miserable.

Deberemos despertar si queremos un futuro para nuestros hijos, nietos y nuestros conciudadanos. Deberemos despertar, barrer y expulsar de nuestras vidas, a estos carroñeros que entiende a España como un cortijo a su servicio y a nosotros como siervos sin derecho a reclamación alguna.

Y solo lo podremos conseguir desde la calle. Solo con movimientos sociales como el 15M tendremos alguna posibilidad.

Eulogio Gonzalez Hernandez