El pánico por el coronavirus ha llegado también a los supermercados españoles, especialmente a los de Madrid, después de que este lunes el Gobierno regional anunciase las medidas de contingencia que incluyen el cierre lectivo de los centros escolares y la recomendación de extender el teletrabajo.

Hoy se han empezado a ver imágenes de estanterías y lineales vacíos y roturas de stock en determinados productos, especialmente los de alimentación no perecedera (pasta, arroz, conservas…) y los higiénicos (lejía, desinfectantes).

Son, en definitiva, imágenes que nos recuerdan a aquellas compras de nuestros abuelos en los años 70-80, cuando se llenaban las despensas ante cualquier contingencia.

Desde primera hora de la mañana de este martes había colas no solo antes de abrir las tiendas, sino incluso se han registrado atascos para acceder al aparcamiento de determinados supermercados. Este es el aspecto que presentaba la entrada de un Supermercado  Mercadona en Rivas nada menos que 45 minutos antes de abrir sus puertas.

A pesar de todo, las cadenas de supermercados descartan que exista el riesgo de desabastecimiento en sus tiendas como consecuencia del coronavirus y apuntan a que el suministro está garantizado pese a registrar una mayor afluencia de clientes de lo normal.

Así lo han asegurado este martes fuentes del sector de la distribución, que han apuntado a que las imágenes con estanterías vacías -que se hicieron ayer virales por redes sociales y servicios de mensajería- corresponden a «problemas puntuales» en algunos locales concretos, pero no implican que existan problemas de aprovisionamiento.

Desde el sector de los supermercados han hecho un llamamiento a la calma y la tranquilidad para que el consumidor realice su compra con «normalidad». En este sentido, desde la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, Anged , han lanzado un comunicado para «transmitir que la actividad en nuestras tiendas de la Comunidad de Madrid, su cadena de suministro, logística y abastecimiento están garantizados y funcionan correctamente». Por ello, no es necesario un acaparamiento desproporcionado de alimentos y productos.