La Asociación de Empresarios de Arganda, Rivas y comarca (ASEARCO) considera que, ante el cierre de la actividad económica, urge adoptar medidas que eviten la destrucción de las pequeñas empresas y de los negocios de los autónomos. Dentro de su ámbito de actuación, ha enviado a los Ayuntamientos de la comarca una batería de propuestas que pretenden amortiguar el impacto económico tan importante que se está produciendo. Considera que, sin lugar a dudas, lo prioritario es atender la emergencia sanitaria y salvar vidas, una cuestión esencial que no está reñida con la necesidad de ir tejiendo una red asistencial para los pequeños negocios de la zona, creada también con medidas y ayudas de ámbito local.

La situación se está agravando por momentos, si se tiene en cuenta que es imposible determinar cuándo finalizará la alerta sanitaria y que hace unos días se cerró

 toda actividad económica ‘no esencial’. Autónomos y pymes se están viendo abocados a unas pérdidas económicas irreparables, a cierres de actividad que dejan las cuentas en un estado de grave asfixia y sin recursos para hacer frente a los gastos e impuestos. La asociación pide que tengan en cuenta una serie de medidas que plantean y estudien cuáles pueden incorporar su gestión local, lo antes posible.

Suspensión de tasas

Entre las medidas urgentes lanzadas a los Ayuntamientos que pretenden paliar las consecuencias económicas devastadoras que puede tener el estado de emergencia sanitaria, se encuentran, en primer lugar y preferiblemente, la aplicación de una suspensión del pago de impuestos y tasas municipales para los autónomos y pymes. No solamente mientras dure la crisis sanitaria, considera que sería también importante extenderla durante los meses posteriores a la misma. La reactivación económica, una vez finalizada la emergencia sanitaria, será previsiblemente lenta y gradual, en el mejor de los casos. Por ello, la asociación solicita que se amplíen los márgenes temporales de la suspensión en el pago de impuestos.

Bonificaciones sobre el IBI y ayudas para autónomos

Dentro de dicha suspensión, la asociación remarca como una de las prioridades la posible exención completa de la tasa municipal de terrazas y veladores. La organización empresarial añade más alternativas como  que los Ayuntamientos se planteen la creación de bonificaciones sobre el Impuesto de Bienes Inmuebles para autónomos y empresas cuyos negocios se hayan visto afectados por el cierre total de sus negocios, pero también para aquellos que hayan visto mermada su actividad considerablemente a raíz de la crisis sanitaria. También plantean una bonificación en el IAE para aquellas empresas afectadas cuyo tamaño las convierte en cruciales para mantener un importante número de puestos de trabajo.

Asimismo, la asociación pide que se contemple la posibilidad de crear una línea de ayudas para autónomos y pymes que inyecte liquidez en los negocios para poder afrontar los gastos cotidianos mientras no tengan actividad o durante el tiempo en el que dicha actividad se esté viendo notablemente reducida.

Una comisión de seguimiento para detectar casos críticos y simplificación burocrática

Por otro lado, la asociación solicita la urgente puesta en marcha de una Comisión de Seguimiento del impacto de la crisis en la que participen los sindicatos, la patronal y el Ayuntamiento. Un instrumento de diagnóstico empresarial que sirva para detectar y atender los casos de empresas y autónomos con graves dificultades ante esta situación excepcional. Esta Comisión de Seguimiento serviría también para ir proponiendo y articulando nuevas medidas que podrían concretarse a medida que se vaya ampliando la información del impacto que está teniendo la crisis en las empresas por sectores de actividad.

Por otro lado, consideran que ahora, más que nunca, es importante desarrollar las acciones necesarias para agilizar, flexibilizar y simplificar, al máximo, todos los trámites burocráticos que sea preciso realizar con los Ayuntamientos.

Una red comarcal de comunicación y asistencia ante la emergencia sanitaria

La asociación solicita también la creación, desde los ayuntamientos, de una red comarcal y estable de comunicación que permita contactar, con urgencia, con aquellas empresas de los municipios participantes o con proveedores externos que puedan aportar elementos especialmente necesarios durante la emergencia sanitaria.  Estos recursos, por ejemplo, son los equipos de protección individual (EPI) que garanticen la seguridad de los profesionales de las empresas que permanecen abiertas. Esta red supondría también una eficaz forma de canalizar donaciones de materiales a los centros de salud y al hospital de nuestra zona.

Finalmente, ASEARCO pide a los Ayuntamientos de la comarca que sirvan de altavoz de las demandas empresariales de la ciudad e insten a las administraciones autonómica y estatal a lanzar, de forma continuada, nuevas medidas específicas para autónomos y empresarios. Medidas que se ajusten, progresivamente, a las necesidades que se vayan detectando  mientras dure la emergencia.

Una vez terminada la situación de crisis sanitaria, además, será esencial  la creación y puesta en marcha de campañas especiales de promoción del tejido empresarial del municipio.

También te puede interesar