Afrontamos el ‘sprint’ final de la legislatura y, sin embargo, no paramos de trabajar para seguir mejorando Rivas y buscando soluciones a nuestros problemas del día a día. No estamos en ‘tiempo de descuento’, sino que, al contrario, cada minuto cuenta para emprender medidas de todo tipo, sea quien sea quien tenga la responsabilidad de gestionarlas después del 26 de mayo. Por ello, en este mes de marzo recién pasado, el grupo municipal de Izquierda Unida – Equo llevó, de la mano de nuestras compañeras de gobierno de Podemos, una moción al penúltimo pleno ordinario de la legislatura “Por la mejora y calidad del transporte público en Metro en Rivas Vaciamadrid” al tiempo que llevábamos otro punto a votación, que fue aprobado, que incide directamente como mejora en el servicio de metro que tiene Rivas: la puesta a disposición de los terrenos necesarios para una cuarta estación de metro en la ciudad, ‘Rivas – José Saramago’ en el barrio centro –en la calle José Saramago, muy próxima al polígono industrial Santa Ana o al polideportivo Cerro del Telégrafo y el área de centralidad de la plaza de la Constitución-.

Una vez más, denunciamos la esperpéntica “excepción” de la línea 9B que nos da servicio a Rivas y Arganda, un tramo de línea privatizado –a través de TFM-, lo que provoca un choque cotidiano entre los intereses inmediatos de la empresa concesionaria en la gestión y la titularidad pública de la misma línea y el resto de la red pasado Puerta de Arganda. Por ello, exigimos a la Comunidad de Madrid revertir dicha privatización y recuperar para la red pública de metro la línea 9B a la mayor brevedad posible. Igualmente, emplazamos en la moción a que el Gobierno regional asuma de una vez la unificación tarifaria de todo el municipio, la eliminación del trasbordo obligado a partir de Puerta de Arganda y a construir y poner en marcha esa cuarta estación Rivas – José Saramago para la hemos puesto a disposición suelo público municipal. Además, no quisimos perder ocasión de implicar en la mejora de nuestro transporte público también al Ministerio de Fomento, instándole a integrar a Rivas y al eje del Sureste madrileño en la red de Cercanías.

Pero no se trata sólo de poner deberes al resto de administraciones. Hablar del metro en Rivas es hablar no sólo de un medio de transporte, sino también del modelo de ciudad que tenemos. Ahora mismo, el impacto del paso de la vía del metro en nuestra ciudad entre el Polígono Industrial de Santa Ana y la estación de Rivas Vaciamadrid es una cicatriz que nos divide. Igual que hace más de diez años se construyó el Parque Lineal para borrar la cicatriz entre la zona de la Partija y la de Covibar y Pablo Iglesias a su paso del metro, hoy se hace imprescindible abordar desde la colaboración con la Comunidad de Madrid el soterramiento de ese otro tramo y abrir un concurso de ideas para generar sobre la vía un espacio de encuentro.