“La transparencia no es solo una obligación para los órganos de gobierno sino una práctica necesaria”. Así comienza la Memoria de actividad de 2017 de RIVAMADRID (Empresa Municipal de Servicios, S.A.). Y si, se trata de una memoria que detalla actuaciones desarrolladas desde la empresa, contempla la composición de la plantilla, recoge un informe económico, etc. Pero tan importante es la transparencia en los resultados, actuaciones, servicios, estructura y presupuesto, como la transparencia en lo que a la propia gestión de la empresa se refiere.

Lamentablemente, los últimos acontecimientos nos hacen pensar que la gestión de los Recursos Humanos de Rivamadrid, por parte del Gobierno Municipal, no está siendo todo lo transparente que debiera ser, más si cabe, cuando se trata de una empresa 100% pública.

Podemos afirmar que, en los últimos años, la conflictividad laboral interna de la empresa ha aumentado y ya han sido varios los errores, así se han denominado, que se han producido en lo que a criterios de acceso a la empresa se refiere, tal y como ha sido reconocido por parte de la dirección y gerencia de la empresa, en los diferentes órganos de dirección de la misma.

Lejos de mejorar la situación, los últimos hechos ocurridos han aumentado la preocupación y las dudas sobre la correcta gestión de los Recursos Humanos de Rivamadrid. ¿Lo ocurrido? El despido, por falta muy grave, de la Directora de Recursos Humanos de la empresa. Un despido que, por parte del Gobierno Municipal, se ha argumentado en una pérdida de confianza en la dirección del departamento provocada por, al parecer, retrasos injustificados en el cumplimiento de instrucciones, así como por una supuesta irregularidad en la gestión de la bolsa de empleo de la empresa, además de supuestas posibles malversaciones de dinero público que se encuentran en vía judicial.

Estos hechos nos ratifican en la necesidad de conocer la gestión y situación real de los Recursos Humanos de la Empresa Pública de Servicios Rivamadrid para, de modo urgente, abordar las medidas necesarias para revertir los daños causados por este asunto a la empresa, articular los mecanismos para que no vuelva a ocurrir y determinar, si las hubiera, las responsabilidades políticas en lo ocurrido. Ya que no se puede olvidar que se trata de una empresa pública, cuyo presidente es el propio Alcalde.

Desde el Grupo Socialista, en el momento que tuvimos conocimiento de estos hechos, solicitamos la convocatoria formal y urgente de un Consejo de Administración de la empresa para poder determinar las acciones a llevar a cabo, y planteamos la necesidad de una auditoria de la gestión de los recursos humanos. Nada se hacía al respecto y el asunto se dilataba en el tiempo.

Por ello, en el pasado pleno del mes de septiembre, desde el Grupo Socialista presentamos una moción para mejorar y garantizar una adecuada y correcta gestión de los recursos humanos de la Empresa Municipal de Servicios Rivamadrid. Una moción que planteaba, entre otras cosas, la puesta en marcha inmediata de una auditoría de los Recursos Humanos de Rivamadrid a lo largo de la presente legislatura, poniendo particularmente el acento en el diseño, elaboración y puesta en marcha de la actual bolsa de empleo de la empresa. Una moción para mejorar y garantizar la transparencia y buen hacer en la gestión de los recursos humanos de Rivamadrid.

Pero la moción no fue aprobada por el voto en contra del Gobierno Municipal de Somos Rivas y Rivas Puede, que con su rodillo de mayoría absoluta han negado la posibilidad de poner en marcha una auditoria que, a la vista de los hechos, serviría como herramienta para determinar la realidad de la gestión de los recursos humanos de esta empresa pública, poniendo en práctica la tan necesaria y proclamada transparencia, también en la gestión de Rivamadrid. Por lo que, tratándose de una herramienta que podría ayudar a mejorar y clarificar la situación actual de la empresa, nos surge una pregunta ¿por qué el Gobierno Municipal se niega a esta auditoría en Rivamadrid?.

Mónica Carazo Gómez

Secretaria General PSOE Rivas