He recibido con muchísima ilusión el nuevo gobierno nacional de coalición del PSOE y Unidas Podemos.

Creo que es la única alternativa viable y la única forma de parar el crecimiento de la ultraderecha. Lleva razón Iglesias cuando alude a que esta última crece cuando no hay políticas que reduzcan la desigualdad.

Hay parte de la izquierda muy recelosa con este pacto. A esta izquierda les digo que hay que dejar un margen de confianza, entre otras cosas porque sin gobierno o con gobierno de la derecha no sólo no se avanza, sino que se retrocede.

Creo que con el programa de gobierno que se ha publicado, si se cumple, avanzaremos en derechos y retrocederemos en desigualdad. Y esto, para mi,  es lo realmente importante.

Reproduzco aquí un resumen de los temas de gobierno firmados más importantes, con la intención de seguir muy de cerca el grado de su cumplimiento:

Derogación de la última reforma laboral y recuperación de derechos laborales.

Es obvio que éste es el puntal más importante del gobierno de coalición. No es posible hacer nada progresista si no devolvemos los derechos laborales a trabajadores y trabajadoras, si no acabamos con los altos grados de temporalidad y abaratamiento del despido. Hay que recuperar la negociación colectiva, anulada con la anterior reforma.  Nuestra compañera Yolanda Díaz, nueva Ministra de Trabajo, tendrá que ser la garantía de que esto se lleve a acabo.

Aumento del Salario Mínimo Internacional (50 euros más aprobados ya para este año)

Universalización del acceso a la Educación Infantil de 0 a 3 años a través de la red pública en condiciones de equidad.

Aumento de las becas y reducción de las tasas universitarias.

Reducción en un 75% las listas de espera en atención a la dependencia.

Actualización de las pensiones conforme al IPC (al menos este año, ya se ha cumplido).

Ingreso Mínimo Vital, para evitar familias sin ingresos o con ingresos bajos.

Se permitirá que los ayuntamientos puedan legislar para evitar subidas abusivas de los alquileres.

Camino al objetivo de alcanzar en el 2050 la generación eléctrica con origen 100% renovable.

Cotización de los autónomos según ingresos reales.

Derogación de la Ley Mordaza mediante ley que garantice el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y reunión pacífica.

Ley de igualdad que garantice la igualdad retributiva entre mujeres y hombres, acabando con la brecha salarial y equiparando los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles.

Ley de libertad sexual para que las agresiones sexuales sean catalogadas como violaciones.

Impuesto mínimo para las sociedades del 15%, rebaja de los impuestos de las PYMES al 23%. Subida de dos puntos de los impuestos a rentas por encima de 130.000 euros y cuatro para las de 140.000 euros.

Y aclaro el título del artículo:

Tengo el corazón partido, como diría la canción. Por un lado estoy ilusionado con lo que ha conseguido Podemos en tan sólo seis años de vida: llevar a la Moncloa las políticas que mejorar la vida de la gente y levantar la esperanza que esta misma. Visto en perspectiva, los que llevamos toda la vida soportando gobiernos de derechas, ya sean de UCD, PSOE o PP, saludamos con mucha ilusión que la izquierda entre en la Moncloa.

Pero, ¡ay! También me invade el escepticismo y lo aclaro:

Han de saber los y las lectoras que una veintena de personas, la mayoría de ellas fundadoras de Podemos-Rivas, siguen expulsadas “cautelarmente” desde abril del año pasado. De nada ha servido que estas personas acudan a la Comisión de Garantías o al Consejo Ciudadano de Madrid: no han recibido respuesta.

Parece que el motivo es que estas personas nos presentamos a las elecciones municipales del 2019 con RIVAS PUEDE,  Candidatura de Unidad Popular que fundó Podemos allá en el 2015 y que estuvo a punto de ganar las elecciones entonces. Estas personas no hicimos otra cosa que seguir el mandato de la asamblea ciudadana de Podemos-Rivas, que avaló esta decisión y en ningún caso autorizó a que hubiera una candidatura propia de Podemos.

Estos métodos autoritarios,  de expulsar a la gente sin motivo legal alguno y sin ser escuchada siquiera, son tan rancios que cuesta creer que los utilice Podemos. Y lo más grave de este asunto es que la dirección política, incluso la estatal, conoce estos términos y no sólo permite este atropello, sino que asciende a cargos de confianza en el Gobierno a los responsables de estas decisiones.

Podemos-Rivas fue aire fresco en nuestra ciudad en el 2014.  Conseguimos miles de personas participando en la política de nuestra ciudad mediante asambleas y ser primera fuerza en diferentes elecciones en nuestra ciudad.

Ahora, curiosamente, la portavoza municipal de Podemos-Rivas es la Señora Millán, responsable de la concesión de la gestión de un polideportivo público a una entidad privada durante 40 años. Lo hizo contra la voluntad de la asamblea de Podemos-Rivas y de Rivas-Puede, y fue expulsada por ello de esta candidatura de unidad popular. Quien rompió todos los principios éticos de Podemos, ahora es quien la representa y lo que es más grave, con el beneplácito de la propia dirección de Podemos.

Deseo de todo corazón que el gobierno de coalición progresista tenga éxito, aunque la razón me dice que es imposible que quienes gestionan autoritariamente su casa puedan gestionar democráticamente la de todos y todas. ¡Ojala me equivoque!

Les dejo con la carta que Pablo Iglesias envió a su militancia, también a la de Rivas, y también a los que seguimos expulsados cautelarmente desde hace casi un año:

 “Este acuerdo ha sido posible gracias a vosotros y a vosotras, al esfuerzo cotidiano de miles de personas anónimas que nunca bajasteis los brazos y que habéis seguido empujando, frente a las enormes resistencias de quienes trabajan para que nada cambie, con el fin de lograr un Gobierno que defienda a la gente. Sé que os habéis reunido semana tras semana durante años, con pocos recursos, contra viento y marea. Sé que habéis aguantado muchos golpes y muchas decepciones, que habéis pasado por momentos muy difíciles, que os habéis partido la cara en vuestros centros de trabajo, en vuestros grupos de amigos, en vuestras familias, para defender a Podemos. Hoy siento un inmenso orgullo al poder deciros que todo ese esfuerzo que habéis hecho ha merecido la pena. Porque nunca es el talento de unos cuantos, sino la perseverancia de los de abajo, el motor que hace avanzar la historia”

José Manuel Pachón López