Septiembre llega con mucha incertidumbre en la comunidad educativa de nuestra ciudad. La falta de planificación en la vuelta al cole por parte del Gobierno autonómico supone que tanto familias, profesorado y alumnado no sepan qué se van a encontrar a su regreso a las aulas. Y a esto se suma, la emergencia educativa en Rivas con nuestros centros educativos colapsados. Una situación que complica la disponibilidad de otros espacios comunes para cumplir con la ratio ahora planteada por la presidenta madrileña porque bibliotecas, salas de música o psicomotricidad  ya hace tiempo que fueron reconvertidas en aulas. A pocos días del inicio escolar se necesitan menos anuncios y más recursos para garantizar una vuelta a la escuela presencial y segura. Por eso, la Comunidad de Madrid debe contratar al personal docente y no docente necesario y asegurar cuanto antes las infraestructuras necesarias que demanda la comunidad educativa: finalizar el CEIPSO La Luna y la construcción del cole e instituto públicos.

Ante esta situación, desde el Ayuntamiento de Rivas nos hemos puesto, una vez más, a disposición de la Comunidad de Madrid para aclarar todas las inquietudes existentes en el comienzo de las clases, que sin duda va a ser atípico a causa de la crisis sanitaria. Además, nos hemos reunido con los equipos directivos de los colegios ripenses para conocer sus necesidades en materia de limpieza, movilidad, seguridad, acceso, extraescolares o acogidas. Siempre, y ahora mucho más, es imprescindible centrar todos los esfuerzos para velar por una educación pública y de calidad.

Septiembre también llega con una preocupación creciente ante la evolución de los contagios en nuestra región. Recientemente hemos conocido por los medios de comunicación que la línea 9b de Metro no contará con los sistemas de control automático de aforos para prevenir contagios por el Covid. Una medida que está implantando la Comunidad de Madrid a lo largo de toda la red, pero que no incluye el tramo de Rivas y Arganda. Una vez más, la ciudadanía ripense sufre la exclusión y el desagravio de la administración regional. Lo hemos dicho muchas veces, nuestro municipio sigue teniendo el peor Metro de Madrid. La línea 9B es la única en manos de una empresa privada y, precisamente, ese es el motivo por el que este tramo no dispone de esas medidas, exponiendo a los y las ripenses a un mayor riesgo al utilizar este medio de transporte. Ninguna excusa es válida en las circunstancias actuales que vivimos. Por ello, volvemos a exigir a la Comunidad de Madrid que se revierta su concesión para que su gestión sea desde lo público. Nuestros vecinos y vecinas merecen un Metro digno y seguro.

Es el momento de fortalecer los servicios públicos que durante años han sido mermados desde el Ejecutivo regional y que, como siempre hemos defendido, son esenciales para la ciudadanía como el transporte, la educación y la sanidad públicas y más en los tiempos que vivimos.

También te puede interesar