La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha firmado hoy con los sindicatos CCOO, CSIT Unión Profesional, UGT y CSIF el borrador de Decreto sobre la regulación del teletrabajo entre los empleados públicos madrileños. Los representantes de los trabajadores se suman así de forma unánime a esta iniciativa del Gobierno regional, enfocada a dar una mayor autonomía a los empleados públicos basada en la flexibilidad, la conciliación y la cultura del trabajo por resultados. Han estado presentes en el acuerdo el secretario general del Sector de Administración Autonómica de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO Madrid, Javier Díaz; el secretario general de CSIT Unión Profesional, José Ángel Montero; el secretario general de la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos de UGT Madrid, Santiago Tamame; y la presidenta del Sector de la Administración General de la Comunidad de Madrid de CSIF Madrid, Elena Moral.

Con este acuerdo, la forma de trabajar va a evolucionar para conseguir un empleo público “flexible y profesional, una cultura del trabajo vinculada a los objetivos, donde los resultados son más importantes que los horarios; y para mejorar la conciliación”. “Somos una comunidad capital que apuesta por el empleo y la economía, pero que cada vez ha de ser más humanizada y procurar más tiempo libre para todas las personas para seguir llevando las riendas de su vida a su manera. La conciliación es fundamental, y, además, la clave de los nuevos retos que tenemos que afrontar como administración, como la natalidad y el cuidado de nuestros mayores”. “También vamos a procurar modernizar la Administración, suprimir burocracia tediosa y que en algunas ocasiones se convierte en un freno para los ciudadanos, ayudará a retener y atraer nuevo talento, a mejorar el rendimiento, a disminuir el absentismo, a reducir la siniestralidad y a contribuir a la mejor calidad del aire, otro de los retos de las grandes ciudades como Madrid”, ha subrayado Díaz Ayuso.

MODALIDAD VOLUNTARIA Y REVERSIBLE

Se trata de una modalidad de trabajo totalmente voluntaria, reversible y fruto del acuerdo entre el trabajador y la Administración. De hecho, se realizará en base a un plan individual que será supervisado por el responsable directo del empleado, y que estará basado en criterios de productividad y rendimiento.

Tras la firma de hoy, el texto será llevado al Consejo de Gobierno de la próxima semana, el siguiente paso para que el Decreto avance en su tramitación. El objetivo es que los primeros empleados públicos de la Comunidad de Madrid que se acojan a esta modalidad puedan empezar a teletrabajar en torno al mes de octubre.

El borrador recoge algunas de las peticiones que los sindicatos han planteado, basadas, en gran medida, en una mayor implicación por su parte tanto en la puesta en marcha como en el recorrido y evolución del proyecto en materia de Riesgos Laborales. Asimismo, participarán en una Comisión de Seguimiento que se creará para ir conociendo la aplicación de las nuevas medidas.

El borrador también contempla una serie de cuestiones planteadas por los sindicatos en cuanto a la dotación de recursos y aplicaciones informáticas de cara a facilitar la labor a los empleados públicos que se acojan a esta modalidad, así como la reducción de tres a dos días de presencia física -con respecto al documento inicial-.

También te puede interesar